Todos seguramente tenemos nuestras pequeñas manías o supersticiones, los ciclistas no quieren ser menos y también tienen las suyas. A continuación os dejamos algunas realmente curiosas y que quizá todavía no conocíais.

Alberto Contador y su doble cinta de manillar: Seguramente se trate de la gran manía del de Pinto, quien confiesa correr siempre con una doble cinta en el manillar que le proporciona según él mejor agarre y comodidad. Sorprende este hecho, puesto que acostumbra a ser justo al contrario, un deporte en el que se mira y controla el peso de todo. Pero el corredor español lo tiene claro en este caso, lo importante aquí es su comodidad. Doble trabajo pues para los mecánicos del Tinkoff.

contador
Contador en el pasado Giro. © Bettini

“El Pollo” Ramussen y su manillar sin cinta: Justo al contrario de Alberto Contador, el corredor danés era un autentico obsesionado y maniático del peso, por eso confesaba correr sin cinta en el manillar para intentar quitar lastre. El espigado escalador conocido como el “pollo” era un quebradero de cabeza para los entonces mecánicos del Rabobank, quienes debían conocer las manías de su corredor siempre que ajustaban su bicicleta. Rasmussen tambien prefería correr sin su cuentakilómetros por esa razón de quitar gramos a la bicicleta.

Rasmussen
Rasmussen en el Tour de Francia 2007. © Bas Czerwinski

Salvatore Commesso y su estilo italiano: A principios de los 2000 y con la llegada del tour era fácil reconocer a Commesso entre el grueso del pelotón, puesto que era el único corredor que corría con las mangas del maillot dobladas hacia arriba o incluso cortadas. Su imagen y su moreno resultaba ser muy importante para él según declaraba en varias ocasiones. Sin duda alguna Commesso solo podía ser italiano. Además el bueno de Salvatore será también recordado por ser unos de los corredores con más peso del pelotón.

comesso
Commesso durante el Tour 2005. © Graham Wattson

Adam Hansen y su manillar más estrecho: En este apartado no podía faltar el carismático corredor australiano, capaz de coger una cerveza entre los espectadores en plena subida a Alpe d’Huez o parar en medio del Angliru para hacerse una foto con un aficionado. Hansen corre con un manillar más estrecho y corto de lo habitual para un tipo de su envergadura. Confiesa sentirse mejor y sorprendentemente tener mejor maniobrabilidad.

hansen
Hansen y su estrecho manillar en una de sus largas escapadas. © Graham Wattson

Chris Horner y sus excursiones al McDonald´s: El insólito corredor americano a parte de ser como el vino, que mejora con los años, se hizo famoso también por tener unos hábitos muy distintos a los de un ciclista profesional. Horner, como buen americano, es un apasionado de las hamburguesas, de la comida rápida y de las patatas fritas, con lo que acude al menos una vez a la semana a su querido McDonald´s. De hecho en La Vuelta que gano se “escapó” de la cena con sus compañeros de equipo en dos ocasiones para acudir a algún McDonald´s del territorio español. Horner sin duda no dejará de sorprendernos, y por eso es una de nuestras debilidades.

horner2 (1)
Horner en una de sus escapadas al Mc’Donalds. Foto: Gonzalo Sánchez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s