Alberto Contador, el mejor ciclista del siglo XXI, ha vuelto a marcar el Tour como el gran objetivo de su temporada. A sus 33 años, el ciclista madrileño intentará ganar de nuevo la mejor carrera ciclista del mundo, algo que se le resiste desde hace muchos años. A expensas de lo que pase en el campeonato nacional, Contador llegará al Tour con cuatro victorias en 2016: la etapa reina de la Vuelta al Algarve, la victoria en la general de la Vuelta Ciclista al País Vasco, donde también ganó la última etapa, y la primera jornada del Dauphiné, donde batió a Chris Froome y a Richie Porte en la cronoescalada inaugural de la carrera francesa.

Pese a que ha realizado una buena temporada hasta el momento, no son muchos los que ven a Contador ganando el Tour de Francia, bien sea porque lo consideran inferior a sus rivales o porque creen que su tiempo en la carrera francesa ya ha pasado. Sin embargo, yo les voy a ofrecer ocho motivos por los que debemos confiar en Alberto Contador en el Tour de Francia, que dará comienzo el próximo 2 de julio:

Porque nunca se rinde. El ciclista de Pinto jamás ha dado por perdida una carrera por muy mal que le fuera en ella. Su espíritu de lucha le ha permitido lograr victorias para el recuerdo, como la de Fuente Dé en la Vuelta a España 2012, o la de Guardiaglere en la Tirreno Adriatico 2014. Puede ganar o no, pero su coraje en la carretera hace que Contador sea, casi siempre, juez de las carreras que disputa.

Porque no necesita estar al 100% para ganar grandes vueltas. Ahí están sus victorias en el Giro 2008, la Vuelta 2012 o, sin ir más lejos, el último Giro que ganó, el de 2015. Y en esto Contador es único. No hay nadie más en el pelotón capaz de pelar por las grandes vueltas sin estar al máximo de su condición física.

Porque el recorrido del Tour es ideal para él. La 103º edición de la vuelta francesa se adapta a la perfección a las características de Contador, con mucha montaña, una contrarreloj llana y una cronoescalada, que son la especialidad del español. Este año ha ganado las dos que ha disputado.

Porque ha derrotado anteriormente a todos los rivales con los que se verá en el Tour. Cierto es que también ha sufrido derrotas ante ellos, pero Contador sabe lo que es ganar de tú a tú a Chris Froome (Vuelta a España 2014) o a Nairo Quintana (Tirreno Adriatico 2014, Vuelta al País Vasco 2016). Si en el pasado ha sido capaz de derrotarlos, ¿por qué no ahora?

Porque tendrá un buen equipo a sus espaldas. Puede que no llegue al nivel del Sky, pero Contador contará con la ayuda de corredores como Roman Kreuziger, Rafal Majka o el campeón del mundo Peter Sagan. No estará sólo.

La mejor victoria de Contador en el Tour tuvo lugar el 19 de julio de 2009. El de Pinto, por entones en Astana, reventó la carrera en Verbier.
La mejor victoria de Contador en el Tour tuvo lugar el 19 de julio de 2009. El de Pinto, que por aquel entones corría en Astana, reventó la carrera en Verbier.

Porque ha ganado tres Tour. Más que nadie en el pelotón. Contador ha paseado de amarillo por París en tres ocasiones, por mucho que les pese a algunos -5 picogramos de clembuterol no ganan un Tour-, y este dato te hace favorito automáticamente.

Porque no puedes dar por acabado a un corredor que ha ganado nueve grandes vueltas. Contador es el único ciclista de la historia que ha ganado cada gran vuelta en tres ocasiones. Sólo Merckx e Hinault están por delante de él de Pinto en el palmarés de las grandes vueltas por etapas.

Porque es una leyenda en activo. Alberto Contador es ya historia del ciclismo, y sólo por eso hay que tenerlo en cuenta para la victoria final en el Tour de Francia. Jamás puedes dar por acabado a un ciclista con el palmarés de Contador, que pasará a la historia como uno de los ciclistas más grandes de toda la historia.

No sé si Contador ganará el Tour, aunque me gustaría mucho, para que les voy a engañar. Me encantaría ver la reacción de los detractores de Contador, que no son pocos, viendo al madrileño de amarillo en los Campos Elíseos. Pero más allá de mis gustos personales, sí que estoy absolutamente convencido de algo: si no sufre ningún imprevisto, Contador tendrá opciones de ganar hasta el último día. Y eso sólo puede significar una cosa: espectáculo, que al fin y al cabo es lo que todos deseamos; pasárnoslo bien con el ciclismo. No sé si ganará, pero estoy seguro de que Alberto Contador será decisivo en el Tour de Francia 2016.