Estamos ya a finales de Junio. Este año ha vuelto a coincidir el solsticio de verano con luna llena. Hasta hace dos días uno aún tenía que salir a la calle con chaqueta y pantalón largo, pero… ¡madre mía! ¡Qué calor! ¡Y ni nos hemos dado cuenta! En definitiva, el verano se nos ha vuelto a echar encima sin acabarnos de enterar. Uno mira hacia adelante, la mano sobre la frente a modo de visera, y ya ve a escasos días el inicio de un nuevo Tour de Francia. Sí, así es, ya ha pasado un año desde el último. Parece mentira, ¿verdad? Sea como sea, estamos listos para volver a acomodarnos en el sofá y disfrutar como niños. ¿Siesta? ¡Jamás!

Hemos leído mucho ya sobre los favoritos, las posibles sorpresas, las revelaciones… incluso nos hemos repasado los grandes campeones de la historia de la ronda gala. Lo sabemos. Por eso aquí vamos a hacer algo distinto; vamos a intentar recordar, por orden cronológico, a aquellos grandes ciclistas, a la mayoría ya conocidos, que triunfaron en mayor o menor medida por las carreteras francesas, pero que, por motivos de distinta índole, no se hicieron con el palmarés que les correspondía a su talento y capacidad, durante el mes de Julio. Vamos a ello.

Philippe Thys

Este ciclista belga fue el primer gran campeón del Tour. Fue el primero en coronarse 3 veces en París. Destacó por ser un corredor muy completo, capaz en todo tipo de terrenos y revolucionario en cuanto a la preparación y a la nutrición. ¿Por qué le incluimos en la lista? Tras llevarse las ediciones de 1913 y 1914, la 1ª Guerra Mundial interrumpió su brillante carrera, dejando la incógnita de cuántos Tours podría haber conseguido durante aquellos años de esplendor física. No obstante, aún fue capaz de ganar de nuevo en la edición de 1920. En sus dos primeras victorias tuvo penalizaciones de 10 y 30 minutos que no le impidieron terminar venciendo. Todo un campeón que se levantaba a las 3 de la madrugada para entrenar. Todo un anticipo de Eddy Merckx.

thyis1
Un exhausto Thys celebra su tercera victoria en la edición de 1920.

Gino Bartali

Aquí nos encontramos con una situación calcada a la anterior. Las grandes páginas doradas escritas por este romántico italiano quedan compartidas con Fausto Coppi, en unos trepidantes duelos por Francia e Italia. Gino fue capaz de ganar dos Tours con una década de diferencia, y su carrera fue algo más que longeva. De nuevo, la guerra, esta vez la 2ª Guerra Mundial, se interponía en el camino de un gran campeón, dejándole sin disputar 7 Tours de Francia. Su palmarés, junto a 3 Giros de Italia, ya es extraordinario, pero podría haber llegado a ser algo monstruoso.

Fausto Coppi

Coincidir con Bartali fue un regalo para el ciclismo y su historia. Con tan sólo 20 años, Fausto ya había ganado el Giro, y aún lo volvió a ganar por 5ª vez 13 años después. La guerra le dejó sin varios Tours. Ganó 2 de los 3 que disputó, aplastando y componiendo las más bellas páginas de la historia de este deporte. El palmarés nos dice que Merckx fue el mejor, pero según los testigos que le vieron, véase Bahamontes, Coppi era algo fuera de lo normal, un auténtico atleta con una imponente planta ciclista. Seguramente, el mejor de todos los tiempos, aunque ‘sólo’ tenga 2 Tours. Su rostro y su característica nariz enamoraron a toda Francia.

Raymond Poulidor

Nos encontramos ante el ejemplo más evidente. ‘Poupou’ nunca ganó el Tour, pero casi todos nos acordamos más de él que de algunos que lo han ganado una y dos veces. Si bien fue uno de los ciclistas más regulares de la historia, tuvo la mala fortuna de cruzarse en el camino de los pentacampeones.

tumblr_m6ai6ynbPk1qaahfxo1_1280
Poulidor se dejó el alma, pero Anquetil tiró de experiencia para triunfar en 1964.

En sus inicios fue Anquetil quien le aguaba las fiestas, sobre todo cuando Raymond lo tuvo a tocar y fue claramente superior en la montaña en 1964. Un Anquetil veterano, frío y calculador supo resistir para arrasar contra el crono. Fue el propio Jacques quien le auguró un gran porvenir. Pero entonces llegaría Merckx, un rival mucho más duro que el normando, que no dejaría a Poulidor ni las ‘migajas’. De haber nacido en otro momento, estaríamos hablando de otro palmarés. No obstante, sus 8 podios en París, el último de ellos con 40 años, son dignos de admiración y han sido insuperables.

 

 

Continuará…