La Vuelta Ciclista a España es una carrera especial. No es la gran vuelta más importante, y tampoco suele ser la más espectacular en lo que a nivel deportivo se refiere, pero, a diferencia del resto de las grandes carreras, no se recuerda en la última década una edición aburrida o tediosa. Y no precisamente por los recorridos “guillenaicos”, que por regla general suelen ser un auténtico atentado a la naturaleza del ciclismo. Sin embargo, la ubicación en el calendario de la Vuelta, situada entre septiembre y agosto, provoca que muchos corredores de primera línea estén en la salida; los ciclistas que han preparado el Giro de Italia tienen en la carrera española su segundo gran objetivo del año, mientras que los corredores provenientes del Tour de Francia no tienen nada que perder corriendo la Vuelta. La carrera española es perfecta para tratar de ejecutar venganzas -deportivas-, es ideal para los ciclistas que quieran redimirse de una mala temporada pero, sobretodo, es una carrera perfecta para ver buen ciclismo, y es que las etapas unipuerto, predominantes en las últimas ediciones de la Vuelta, tienen una ventaja: los corredores llegan frescos a la última subida, por lo que suelen ser días perfectos para ver espectáculo en los últimos kilómetros de las etapas.
La edición de este año es difícilmente clasificable, por decirlo de manera bonita, en lo que a recorrido se refiere. Javier Guillén, director de la carrera, ha conseguido hacer un trazado peculiar dentro de la repetición de un modelo que el año pasado demostró estar acabado. La Vuelta saldrá de Galicia, comunidad que acogerá las cinco primeras etapas. El pelotón recorrerá prácticamente todo el norte de España durante dos semanas, visitará los Picos de Europa y los Pirineos -la etapa reina será íntegramente francesa- para después bajar a la Comunidad Valenciana, región en la que se disputarán las últimas y decisivas etapas. Y por último, como suele ser tradición, la última jornada se disputará en Madrid.

RECORRIDO

Etapa 1: Una contrarreloj por equipos de casi 30 kilómetros abrirá la 71º edición de la Vuelta a España. Algo más larga de lo que viene siendo habitual estos últimos años, es probable que veamos diferencias importantes en la clasificación general. Los grandes favoritos querrán salir lo mejor parados posible y, además, el primer maillot rojo está en juego, lo que supone un aliciente extra para los equipos, que por unas razones u otras tendrán que hacer la crono a tope hasta el final.

 

1

Etapa 2: La primera etapa en línea de esta Vuelta tiene un perfil que encajaría a la perfección en la segunda semana de una gran vuelta. 160 kilómetros por las tramposas carreteras gallegas complicarán la vida a los hombres rápidos, que deberán pasar las subidas si quieren optar a ganar una etapa. Pese a que la Vuelta no habrá hecho más que comenzar, puede ser un buen día para una escapada.

2

Etapa 3: La primera llegada en alto de esta Vuelta llega a los tres días. El terrible Mirador de Ézaro, que contiene rampas del 28% de desnivel, decidirá el ganador de la etapa. Los favoritos tendrán un primer mano a mano que servirá para medir las fuerzas de cada uno.

3

 

Etapa 4: Segundo final en alto consecutivo. La subida a San Andrés de Teixeido no es excesivamente dura, y será difícil ver grandes diferencias entre los hombres más fuertes, que aún así deberán permanecer 100% atentos sino quieren perder tiempo. Siempre puede pasar algo cuando la meta está situada en una montaña.

4

Etapa 5: Una de las pocas etapas favorables para los sprinters. Los equipos con hombres rápidos no querrán dejar pasar la oportunidad; habrá llegada masiva.

5

Etapa 6: Un día ideal para una fuga. El escarpado final de la etapa, que no cuenta con un metro llano en los últimos 60 kilómetros, provocará que veamos una etapa nerviosa que puede ser ideal para que una fuga llegue a buen puerto.

6

Etapa 7: De nuevo, una etapa en la que escasean los metros llanos. Aunque las ascensiones no son duras, el constante sube y baja puede provocar que los sprinters sufran para mantener el ritmo del pelotón. De nuevo, puede ser un gran día para que la victoria sea para un escapado.

7

Etapa 8: Típica etapa unipuerto de la Vuelta. Toda la emoción se reúne en los kilómetros finales. La Camperona tiene rampas muy exigentes en las que se puede perder mucho tiempo si no hay buenas piernas.

8

Etapa 9: Una etapa ideal para emboscadas. El Naranco es una subida corta pero exigente, en la que se pueden hacer diferencias. De nuevo, será un día en el que los ciclistas escapados tengan mucho que decir.

9

Etapa 10: Primera etapa de alta montaña. La Vuelta llega a los Lagos de Covadonga, uno de los puertos más usados en la historia de la carrera. Será un día importante para los hombres de la clasificación general.

10

Etapa 11: La subida a Peña Cabarga vuelve a la Vuelta tras unos años ausente. 9 kilómetros de subida que, siempre que se han subido, han sido decisivos en la resolución de la carrera. A diferencia de otros años, no habrá ningún puerto de montaña antes, por lo que la etapa será muy asequible hasta la subida final.

11

Etapa 12: La Vuelta llega a Bilbao 5 años después, con una etapa de casi 200 kilómetros. El Vivero seleccionará la carrera, por lo que será difícil que veamos una llegada masiva. Es un día ideal para los corredores “caza-etapas”. Un día para disfrutar con la afición vasca, la mejor del mundo según muchos ciclistas.

12

Etapa 13: La etapa más larga de esta Vuelta. 213 kilómetros entre Bilbao y Urdax plagados de subidas cortas pero explosivas. La alta montaña está a la vuelta de la esquina, por lo que los favoritos tratarán de guardar el mayor número de fuerzas posible. No es descartable que veamos un sprint, aunque puede ser un buen día para que llegue una escapada.

13

Etapa 14: La etapa reina de la Vuelta 2016 será íntegramente francesa. Como no hay puertos suficientes en España, Guillén ha decidido irse a los Pirineos franceses para hacer la etapa más importante de esta Vuelta. En fin. Un día para vueltómanos, donde la resistencia será clave para realizar una buena actuación. Sin duda, será una etapa decisiva que dejará la clasificación general muy definida.

14

Etapa 15: Otro día muy importante para los hombres de la general. Es probable que la fatiga acumulada del día anterior sea más decisiva que la etapa en sí, que sólo tiene 120 kilómetros.

15

Etapa 16: Un día para los sprinters. Es una de las pocas etapas favorables para los velocistas, que no querrán dejar pasar la oportunidad de ganar en una etapa de transición para los hombres de la general.

16

Etapa 17: Otra etapa de media montaña con final en alto. Sólo queda una llegada en alto por delante, por lo que será una etapa muy importante en lo que respecta a la clasificación general. Aunque la subida a Llucena es corta, contiene rampas muy exigentes. A estas alturas de carrera, la fatiga será muy alta; puede haber diferencias importantes.

17

Etapa 18: Una etapa larga, de 190 kilómetros, favorable para los sprinters. La mayor parte del trazado pica para abajo, por lo que será una etapa rápida que se decidirá con una llegada masiva.

18

Etapa 19: Sino es el día más importante de esta Vuelta, no está lejos. 39 kilómetros llanos sobre la cabra decidirán la carrera. Los escaladores puros tratarán de pasar el día lo mejor posible, aunque una contrarreloj de estas características siempre es una agonía, y más a estas alturas de carrera.

19

Etapa 20: Última oportunidad. La Vuelta acaba al día siguiente, y antes de ir a Madrid a los ciclistas les espera una etapa de alta montaña con final en Aitana. El resultado de la crono del día anterior influirá mucho en el desarrollo de la etapa.

20

Etapa 21: El tradicional circuito de la Castellana cerrará la 71º edición de la Vuelta a España. Un día para que el ciclista que porte el maillot rojo disfrute de su victoria, y para que los sprinters disputen la última victoria parcial.

21

PARTICIPACIÓN

Froome, Valverde y Contador, en la salida de una etapa de la Vuelta 2014. © Bettini
Froome, Valverde y Contador, en la salida de una etapa de la Vuelta 2014. © Bettini

La Vuelta 2016 reúne lo mejor del pelotón internacional. El gran favorito es Alberto Contador, ganador de la carrera en tres ocasiones, que ha tenido tiempo para preparar la carrera con mimo tras su desafortunado Tour de Francia, donde tuvo que retirarse en la 10º etapa a consecuencia de las caídas. El madrileño, que en 2014 ganó la Vuelta tras destrozarse la rodilla en el Tour, es sin duda el hombre fuerte que mejor ha preparado la carrera. Además, llega con menos días de competición que sus rivales, algo que puede jugar a su favor en la tercera semana. Sin duda, el ciclista de Pinto es el gran favorito para hacerse con la victoria en una carrera en la que no conoce la derrota: tres victorias en tres participaciones (2008, 2012 y 2014). Pero Chris Froome, triple ganador del Tour de Francia, no se lo pondrá fácil. El británico tiene ganas de revancha, ya que el año pasado tuvo que retirarse cuando mejor se le puso la carrera. El ciclista del Sky ha sido segundo en 2011 y en 2014, y tiene muchas ganas de asaltar el primer cajón del podio. Hace dos años el coraje de Froome provocó que viviéramos un duelo trepidante entre y Contador y él. Ganó el español, pero de aquellas derrotas en la Farrapona y en Ancares han pasado casi dos años, y el británico parece estar hoy en día un punto por encima que el resto de sus rivales. En el último Tour mostró una superioridad abrumadora; ¿será capaz de hacer lo mismo en las carreteras españolas?

Contador buscará ganar la Vuelta por cuarta vez. El madrileño no conoce la derrota en la ronda española: tres participaciones, tres victorias. © Bettini
Contador buscará ganar la Vuelta por cuarta vez. El madrileño no conoce la derrota en la ronda española: tres participaciones, tres victorias. © Bettini

Aunque Contador y Froome son los nombres más repetidos en todas las encuestas, no convendría dejar a un lado a Nairo Quintana. El colombiano correrá la Vuelta tras un Tour decepcionante, en el que estuvo muy lejos de poder pelear por la victoria. Lo fácil sería pensar en 2017, pero Quintana, en un acto que le honra, ha decidido correr la Vuelta por tercer año consecutivo. No quiere despedirse de esta temporada con el mal sabor de boca que le dejó el Tour, y en la Vuelta buscará su mejor versión. Y no estará sólo, ya que a su lado contará con un incansable Alejandro Valverde, que ha decidido correr la gran ronda española a pesar de haber disputado ya el Giro, donde subió al podio final, y el Tour, donde fue sexto. Parece difícil que el murciano pueda meterse en la general, pero Valverde no deja de sorprendernos año tras año. Veremos hasta donde es capaz de llegar el ciclista de Murcia, que se encuentra ante uno de los mayores retos de su carrera deportiva: finalizar entre los diez primeros en las tres grandes en un mismo año.

Por otra parte, no podemos olvidarnos de Steven Kruijswijk y Esteban Chaves, dos de los hombres más fuertes del Giro de Italia. Si el holandés consigue estar al mismo nivel físico que mostró en mayo, donde sólo una caída bajando el Coll del Angelo le impidió ganar la corsa rosa, será un hombre muy a tener en cuenta en la general. Chaves, por su parte, que el año pasado ganó dos etapas en la Vuelta y fue líder durante varias jornadas, ha demostrado una gran progresión; segundo en el último Giro, el pequeño escalador colombiano llega con ganas de lucirse en la Vuelta. Aunque suele llegar bastante fatigado a la tercera semana, Chaves estará -a priori- con los mejores en la alta montaña. Además, las etapas unipuerto le favorecen, ya que es un corredor muy explosivo; sin duda, tiene una gran oportunidad para volver a subir al podio de una gran vuelta.

La participación de esta Vuelta va más allá de los corredores mencionados. Ciclistas de la talla de Michal Kwiatkowski, o Mikel Landa, que en 2016 habrá tomado la salida en las tres grandes vueltas, también estarán en Galicia. Samuel Sánchez, Tejay Van Garderen, Andrew Talansky -cuidado con el americano, que ha preparado la Vuelta durante muchos meses-, Miguel Ángel López, flamante campeón del Tour de Suiza, Simon Yates o Warren Barguil buscarán también hacer una buena clasificación general, al igual que Robert Gesink o Haimar Zubeldia. En el apartado de los sprints es donde más flojea la participación; los grandes velocistas del pelotón no estarán en la Vuelta. Las llegadas masivas serán algo extrañas, ya que apenas hay hombres presentes cuya especialidad sean los sprints finales; Gianni Meersman, Daniele Bennati, Nikias Ardnt y Jens Keulekeire son los pocos ciclistas que en la Vuelta destacan por su punta de velocidad. En lo que se refiere a clasicómanos, que en las grandes suelen tener un papel de caza etapas, la Vuelta acogerá a varios de los mejores del pelotón como Philippe Gilbert, Niki Terpstra o Zdenek Stybar.

Aru, Purito y Majka no estarán en Galicia. Ninguno de los integrantes del podio de la pasada Vuelta no estarán en esta edición de la ronda española. © Tim de Waele
Aru, Purito y Majka no estarán en Galicia. Ninguno de los integrantes del podio de la pasada Vuelta no serán de la partida en esta edición de la ronda española. © Tim de Waele

Sin duda alguna, la Vuelta acoge una participación que nada tiene que envidiar a la del Giro y la del Tour. Los mejores vueltómanos del pelotón, con contadas excepciones, estarán en la salida de Galicia. Aunque en el apartado de los sprinters la participación es muy floja, la Vuelta es una carrera diseñada para escaladores, por lo que no se notará demasiado la ausencia de los mejores velocistas del pelotón.

TV y horarios

Salvo la primera y la última etapa, que finalizarán en torno a las 8 de la tarde, el resto de días las etapas finalizaran sobre las 5:00 – 5:30 de la tarde. Televisión española -por Teldeporte y por la 1- y Eurosport retransmitirán en directo todas las etapas de la Vuelta ofreciendo, como mínimo, la última hora y media de carrera. Las etapas de alta montaña serán ofrecidas íntegramente.