Nairo Quintana ha ganado la Vuelta a España, su segunda gran vuelta, con toda justicia. Ha sido el más fuerte durante las tres semanas, en la montaña no ha tenido rival y el día de Formigal supo moverse a la perfección. Es justo vencedor de la Vuelta a España. Sin discusión.

Pero basta ya. No cuela, ya no. Hijo del campo, dicen. Que no, que no. El ciclista humilde que nos quieren vender no existe. Jamás he visto a un ciclista que se quiera tanto así mismo como Quintana. Todo esto empezó hace dos años, cuando el colombiano realizó una maniobra completamente ilegal en el Giro de Italia, bajando el Stelvio. Arrebató la maglia rosa a su compatriota Uran con un ataque que se produjo cuando la carrera se encontraba neutralizada por el mal tiempo. Se hizo la vista gorda; Nairo era y es el niño mimado del ciclismo, y “tenía” que ganar aquel Giro. Desde entonces, Quintana es un corredor que no me causa en absoluto simpatía. No lo voy a esconder. No tuvo ni un sólo gesto de complicidad hacia Uran, ni uno sólo. Han pasado dos años de aquello, tiempo en el que Quintana le ha dado tiempo a engordar su palmarés a la vez que ha ido dejando declaraciones cuanto menos vergonzosas -que han pasado totalmente desapercibidas- que pueden repasar aquí.

La última gran muestra de la humildad de Quintana tuvo lugar hace unos días, en Aitana. El colombiano atacó a Chris Froome a 100 metros para el final, con la carrera ganada y sin nada en juego, para dejar en evidencia al británico, que atacó a Nairo varias veces durante la ascensión. Después Quintana alegó que Froome le había hecho eso mismo varias veces en otras carreras. Mentira. La única vez que el ciclista del Sky  ha esprintado a Quintana llegando a meta fue en Mende en el Tour 2015, con la carrera en juego. Aquí estaba todo decido. Froome aplaudió irónicamente a Quintana cuando entró en meta, aunque luego le felicitó en Twitter haciendo gala de su caballerosidad una vez más. Los directores del Sky reconocieron después que Froome quería entrar de la mano de Quintana, pero Nairo no quiso. Como escuece el Tour, ¿eh? Todo el mundo que entienda algo de ciclismo sabe que fue un gesto feo a más no poder, pero, ¿cómo va a hacer algo así un hijo del campo? Es imposible.

Todo un caballero. Froome se tomó con humor el último ataque de Quintana en Aitana. © Getty Images
Todo un caballero. Froome se tomó con humor el último ataque de Quintana en Aitana. © Getty Images

Desde hace mucho tiempo, los constantes halagos que Quintana recibe de sus compatriotas se le han subido a la cabeza. No recibe ni una sola critica; si gana, lo hace porque es el mejor. Si pierde, algo ha tenido que pasar, porque Nairo no falla nunca; ¡cómo va a hacerlo un tío que se compara con Eddy Merckx!

Me temo que nos quedan muchos gestos de chulería de Quintana, la falsedad personificada, que soportar por delante. Espero que lo ocurrido en Aitana haya servido, al menos, para que no os pille por sorpresa.

5 thoughts on “Sobrado de fuerzas… y de chulería

  1. Se te nota el veneno, Triviño. Te voy a explicar algo que a lo mejor no vas a entender, pero da igual. En el deporte la verdadera humillación no está en derrotar al contrario, porque de eso se trata: de ser más fuerte, de vencerlo, de demostrar que en igualdad de condiciones uno es mejor que el otro. Por eso Froome le esprintó a Nairo en la línea final de una etapa del Tour, porque era el capo de la carrera y tenía que dejarlo claro. Humillación es regalar victorias sin generosidad y luego andar pregonándolo por ahí, como hizo Armstrong con Marco Pantani en el Ventoux. Froome es un gran rival y honró a Nairo atacándolo en la crono y dejándose el pellejo aunque sabía que tenía la Vuelta perdida. Y Nairo no tenía porque cruzar la línea de la mano con él, era el capo de la carrera y actuó como tal. Si respetas a tu tival tienes que atacarlo, tienes que hacerlo sufrir, tienes que ponerlo a prueba y nunca subestimarlo. Estuvo bien que Nairo cruzara primero porque se lo merecía.

    Chulería es lo que hizo Froome durante el último Tour: fingir aceleraciones y luego reírse de todos en la cara, o parar la carrera para que sus compañeros rezagados entraran al lote, o darle puñetazos a los aficionados, o decir que todo su equipo debería irse a casa (y luego hacerte el imbécil y contar con ellos para intentar reventar la carrera en la última etapa de Aitana).

    Son gallos todos, quieren ganar, rebosan de ego. Es lo normal. No veo porque tenemos que tragarnos la vanidad de Alberto Contador, de Nibali, Valverde o Froome, pero debemos despreciar a Nairo, que acaba de demostrar con solvencia que es un gigant del ciclismo.

    Le gusta a 1 persona

  2. 2013 penúltima etapa del Tour: Purito, Quintana y Froome van por la etapa, Froome ya era campeón del Tour y aún así decidió atacar a Quintana y a Purito en primera instancia en una etapa ya decidida para coger el mallot de pepas rojas que ya tenía Quintana ¿ Eso no se critica? ¿ El puño al aficionado por parte de Froome? ¿El hecho de que ganara metros en la etapa cuando se quedó sin bicicleta, y en el reglamento está claro que ningún ciclista puede ganar metros en una etapa con otro medio que no sea una bicicleta? Froome es el mejor del mundo, el cual andaba hablando con Quintana en la última etapa, pero según tú, el aplaudió ironicamente ¿ Te consta eso? ¿Conoces a Froome para afirmar tal falacia? Tu artículo es demasiado parcializado, hablas desde el odio y no de manera imparcial. Es qué ¡Todavia estás sufriendo por lo del Stelvio! ¡Urán no ganaba ese Giro ni en broma, siempre ha sido una mentira! Y si se le acusa por no atacar mucho, se debe a Eusebio Unzue, que no le gusta atacar en lo más mínimo, prefiere que otros se desgasten, es muy conservador, y le gusta el dinero, prefirió el 2-3 en 2015 y la clasificación por equipos, que tratar de ganar el Tour con Quintana, por miedo a perder el tercer lugar. Para terminar con lo del Stelvio ¿ No será que Unzue fue el que le mandó a continuar con el ataque, porque vio la oportunidad de oro? ¿ Por qué el Giro no lo descalificó? Teniendo en cuenta que Aru es italiano y estaba en la pelea, de hecho el Giro se ha caracterizado por organizar pruebas para favorecer a los de Italia, vea el Giro que ganó Moser y las declaraciones de Fignon. Lo de mejor que Merckx, si se pasó de la raya.

    Me gusta

  3. Y a quién le importa si Nairo Quintana es sencillo, humilde, sobrador o chulo ??

    Eso dejémoslo a las revistas o páginas de farándula, paparazzis o de chismes que andan pendiente u esas ridiculeces.

    Centremonos en lo que verdaderamente importa: la bicicleta. Allí Nairo es un
    Monstruo que le aplicó la misma que le hizo Froome en el tour.
    Nairo le dio un golpe de autoridad en la vuelta.

    A menos que ocurra un accidente o desgracia, a mi manera de ver (visión personal) veo a Nairo entre los 7 (si me apuras te digo que entre los 5) mejores ciclistas de la historia en un futuro.

    Me gusta

  4. ¿Este artículo es de un magazín rosa o son hacen parte de un entramado de corin tellado o una mujer enamorada de un ingles? ¿Como alguien puede escribir estos artículos tan amarillistas y enfocar su energía de odio hacia una persona quien es respetado y admirado dentro del pelotón, solo hay que ver como se refirieren a él sus adversarios? La única explicación que tengo es que la aparición de Nairo ha privado de los podios al enamoradizo de esta escritora.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s