Gilbert y el Muur revivieron a la vez

Un ciclista y una colina revivieron en el pasado y extraordinario Tour de Flandes. Philippe Gilbert, uno de los mejores clasicómanos de la historia del ciclismo, mostró un nivel competitivo que hacia años no se veía en él y que, desde luego, parecía perdido. Fue sin cadena durante todo el día, y logró una de las mejores victorias que se recuerdan en De Ronde, completando en solitario, tras atacar en el Oude Kwaremont, los últimos 55 kilómetros de la carrera. Y su victoria se fraguó, en buena medida, en una escapada que se produjo en el Muur a casi 100 kilómetros para el final, muro que regresaba a la carrera belga por excelencia seis años después de su última aparición en esta prueba. Pese a estar situado a más de 90 kilómetros para el final, el Kapelmuur resultó decisivo en el desenlace del monumento belga. Por lo tanto, de este último Tour de Flandes se pueden sacar dos conclusiones bien claras: Read more