Robert Gesink: Un referente en el ciclismo, y sobretodo en la vida.

Tras la jornada de descanso de ayer el Tour de Francia sigue adelante con la disputa de la décima etapa. En la salida de ella no estará entre otros Robert Gesink (Lotto Jumbo-NL) tras sufrir una caída en el inicio de la novena etapa que le impidió seguir adelante en la ronda gala con una fractura de la vertebra L1.

Desafortunadamente este no será el primer obstáculo que deberá sortear el espigado corredor holandés. Un corredor que quienes conocemos podemos afirmar que es diferente al resto.

Humidad, educación y sobretodo pasión por la bicicleta son algunos rasgos que convierten a Robert en uno de los corredores más queridos por los aficionados.

Pero si por algo destaca realmente Gesink es por su enorme vitalidad y por sus ganas de vivir la vida al máximo.  El holandés tiene una capacidad innata para transmitir con un carácter tímido pero cercano, un tremendo entusiasmo e ilusión en todo lo que hace.

Mostrando IMG_0141.JPG

Estos valores se reflejan claramente en la bicicleta. En su forma de correr, al ataque, siempre dando el máximo y entregando hasta su último gramo de fuerza. Pero él carácter humilde, reservado y sobretodo los valores de sacrificio y superación que tiene en su interior Gesink son realmente aplicables a todos los ámbitos de la vida.  Gesink es para muchos un espejo a seguir y todo un referente encima de la bicicleta pero seguramente lo es más aún fuera de ella.

Un tipo único, cercano cómo muy pocos, y con una capacidad de superación personal digna de admirar. Una fortaleza mental y física que le ha permitido levantarse una y otra vez de situaciones realmente complicadas, tanto en lo deportivo cómo en lo personal.

La caída del pasado Domingo de bien seguro solo será un obstáculo más a sortear en su  carrera deportiva. Una carrera deportiva que lleva años superando piedras en el camino.

DSC_0840.JPG
Un tipo duro encima de la bicileta y fuera de ella.

La vida da muchas vueltas y Robert Gesink es un claro ejemplo de ello. El sábado nos hacía vibrar a todos estando a punto de conseguir su ansiada victoria en el tour de Francia, y el Domingo pasaba la noche en el hospital por una desafortunada caída. Pero así es la vida, y así es el deporte.

Un deporte muchas veces tan duro a nivel físico cómo mental. Un deporte que no entiende de justicia y en el que solo sobreviven los más Fuertes.

Robert ha demostrado en muchas ocasiones ser uno de ellos, y estoy totalmente seguro que volverá a serlo.

Los que amamos este deporte deseamos poder disfrutar de Robert durante muchos años más, a nivel deportivo pero sobretodo a nivel humano. Tu ilusión, tu entrega y tu vitalidad no se pueden comprar en ningún sitio.

Recupérate bien y vuelve sin prisa Robert. Nosotros te estaremos esperando

Él deporte de debe una!

El próximo gallo francés. ¿Deseo o realidad?

Francia ha sido siempre una potencia mundial en el mundo del ciclismo. pero si por algo destaca el país galo es por tener en su territorio la mejor carrera del mundo. El tour de Francia.

Eso conlleva, además de movilizar al país, generar un sentimiento de orgullo-patria que sólo hace que buscar en sus ciclistas a un futuro ganador de la carrera francesa. Esa búsqueda se ha convertido, con el paso de los años en una especie de obsesión, en una obligación, y eso cómo todos sabemos pocas veces acostumbra a llevar buenos resultados. Las prisas no son buenas nunca.

Resultat d'imatges de bernard hinault 1985
Des de Bernard Hinault en 1985, ningún Francés sube a los más alto del podio en Paris.

Las cosas se tienen que cocer a fuego lento, a su ritmo, y a su paso. Algo que en Francia no tienen muy claro, al menos con sus ciclistas.

El país sigue viviendo del recuerdo de  grandes corredores cómo Beranard Hinault y Jacques Anquetil y más recientemente de Laurent Fignon, Laurent Jalabert y Richard Virenque. Pero todo esto queda ya muy atrás y lo cierto es que des de la última victoria francesa de Bernard Hinault en el tour de 1985, no ha vuelto a subir ningún francés a lo más alto del podio, y la cosa está empezando a generar un nerviosismo generalizado, que en ocasiones parece convertirse en una cuestión de estado.  Francia Necesita un campeón de forma urgente.

Esa necesidad ha llevado a cometer gran cantidad de errores. Tanto la federación, cómo los medios de comunicación y el público en general han querido sacar campeones dónde no los había. Precipitando la progresión de muchos corredores, y generando sobre ellos una presión totalmente desproporcionada.

Los casos son inumerables. Richard Virenque tardó varios años en darse cuenta que lo suyo eran las victorias parciales, y Chrisophe Moreau y Laurent Brochard estuvieron años peleando, sin mucho sentido, una clasificación general que siempre seria esquiva a ellos. Algo parecido ocurrió en los primeros años de carrera con corredores cómo Sylvain Chavanel, Jeremo Coppel o Pierre Rolland. Dónde los intereses de los equipos los llevaron a hacer creer que podían pelear, al menos, por un podio final.

Imatge relacionada
Christophe Moreau. Otro claro ejemplo de la presión Francesa.

En los últimos tiempos la cosa ha seguido exactamente igual. Thibaut Pinot, Romain Bardet  y Waren Barguil son los tres casos más recientes. Es verdad que tienen cualidades de sobra, por hacer grandes cosas, especialmente los dos primeros, pero la presión no hace ningún bien en ellos. Menos aún a Thibaut Pinot, quien ha demostrado en ocasiones tener evidentes problemas a la hora de competir con la presión de un país.

No olvidemos además que, junto a Romain Bardet el año pasado, el corredor francés que ha estado más cerca de alzar los brazos en París ha sido Jean Cristophe Peraud. ¿Pocos se acuerdan de él verdad? Un tipo que sin prisas y empezando a competir en carretera muy tarde, a punto estuvo de volver a poner  la bandera francesa en los más alto de los campo elíseos.  Claro ejemplo de que sin presión, siempre se rinde mejor.

Pese a todo, no debemos olvidar que al menos en términos potenciales, Quien ha estado más cerca de ganar un Tour fue Thomas Voeckler, en 2011, quien de no haber hecho el tonto tendría en su palmares el Tour más sorprendente de los últimos años.

En Francia asomar la cabeza y despuntar parece tener un precio demasiado alto. Esperemos que el país cambie. Si quieren volver a tener campeones están obligado a hacerlo.

 

 

 

¿Por qué creer en Richie Porte?

 

A menos de un mes para que empiece el Tour de Francia, ya es hora de empezar a hablar de los favoritos; de quienes llegan mejor, a quienes les favorece el recorrido o quienes tienen mejor equipo. Pero de todo ello ya se ocupan las previas y analizar los datos está en manos de todo el mundo.

Por ello quiero dar un paso más y exponer los motivos por los que Richie Porte es para mí uno de los máximos favoritos para alzarse con el triunfo final en París. A muchos os parecerá una corazonada, una locura, o simplemente una posibilidad remota pero lo cierto es que, en mi opinión, y por muchos motivos, podemos estar ante el gran año de Richie.

En primer lugar, porque Richie Porte ha demostrado ser el único corredor capaz de seguir al mejor Froome en montaña. Ser capaz de ello ya lo pone en un sitio privilegiado. Y si el aussie llega en su mejor condición física podemos disfrutar de un gran duelo entre ex-compañeros en la carrera más prestigiosa del mundo. En segundo lugar, porque Porte llega por primera vez en su vida cómo líder absolutamente indiscutible de un equipo ante una gran cita y ello debería darle confianza y seguridad en sí mismo. En tercer lugar, porque llega con la madurez suficiente y la mejor edad para un ciclista (32 años) y, en cuarto lugar, porque su temporada es para enmarcar y su reciente contrarreloj en el Dauphine le puede dar mucha confianza.

El mejor año de su carrera. Porte ha ganado, en lo que va de temporada, el Tour Down Under y el Tour de Romandia. Además, ganó la etapa reina de la París-Niza y ha quedado 2º en la Dauphiné. © Tim de Waele

En quinto lugar, porque su capacidad, no solo en la montaña sino también en la contrarreloj, le convierten un corredor completo que, a diferencia de otros, no está obligado a llegar con tiempo de margen a la crono. En sexto lugar, porque su equipo el BMC tiene corredores con suficiente calidad cómo para arropar a todo un líder del Tour de Francia (otro tema será que los directores pongan el orden necesario). En séptimo lugar, porque lo que lleva años anunciándose como un duelo a tres bandas (Froome, Contador, Quintana) puede beneficiar claramente al australiano. En octavo lugar, porque llega más fino que nunca al Tour (su peso y sus datos lo demuestran) y, en noveno y último lugar, porque algún año tiene que ser el de Richie Porte, y todo hace indicar que puede ser este 2017 su año

Los 10 mejores | Sprinters de la historia

Inauguramos sección. De ahora en adelante, publicaremos periódicamente artículos en los que analizaremos quiénes son los mejores ciclistas de la historia en una determinada especialidad,, de un determinado país…etc. Que mejor manera de inaugurar esta serie de artículos que analizando quiénes han sido los 10 ciclistas más rápidos de la historia. Ahí va:


 10 – ÓSCAR FREIRE

© Bettini

El único español en la lista. Quizá tenga por encima a muchos otros sprinters con mayor punta de velocidad, pero si por algo ha destacado Freire a lo largo de su carrera es por saber buscarse la vida y sacar provecho de todas las situaciones. Freire es de los pocos ciclistas que a lo largo de la historia ha sido capaz de ganar sin equipo, y en prácticamente todos los terrenos; desde sorprender a los más rápidos en una “volata” del Tour de Francia a ganar tres Mundiales y tres Milán San-Remo. Óscar será siempre un ciclista al que echaremos muy en falta. Un auténtico súper clase.


9 – ANDRÉ GREIPEL

© Reuters

No podíamos dejar fuera de la lista al sprinter con las piernas mas potentes y musculadas de la historia. Greipel es, al igual que Marcel Kittel, potencia pura; pero, si por algo destaca Greipel, es por su enorme regularidad. Nunca falla, y eso en un sprinter es tremendamente complicado. Greipel es un seguro de vida para su equipo, el Lotto- Soudal, y aunque parece que sus mejores años ya han pasado nunca deberíamos subestimar al “gorila” alemán, especialmente cuando llegan los grandes objetivos del año, tanto para él y como para su equipo.


8 – MARCEL KITTEL

© Tim de Waele

Otro grandísimo sprinter alemán como Marcel Kittel. Para muchos, el mejor sprinter de la historia cuando esta en forma. Sus altibajos a lo largo de su carrera le han impedido ocupar una mejor posición en esta lista, pero lo que sí está claro es que, cuando Kittel está a tope, no tiene rival. Piernas de acero y una potencia prácticamente imposible de igualar. Tras un año gris, parece que el cambio de aires hacia Quick Step le ha vuelto dar un plus de motivación. Veremos si el mejor Kittel vuelve para el  Tour de Francia de este año, carrera en la que ya cuenta con nueve victorias parciales.


7 – ERIK ZABEL

© Cor Vos

No podía faltar en la lista el grandísimo Erik Zabel, uno de los sprinters más regulares y longevos de todos los tiempos. El sprinter alemán cuenta con un palmarés espectacular: tres París-Tours, una Amstel Gold Race, doce etapas en el Tour de Francia (seis veces ganador del maillot verde), ocho etapas en la Vuelta a España y, sobretodo, cuatro victorias en la Milán San-Remo. El ciclista nacido en Berlin era un sprinter que, sin llegar a tener la punta de velocidad de otros grandes nombres como Cipollini, siempre conseguía algún triunfo en las carreras donde participaba. Gran colocación y buenas prestaciones en subidas cortas y explosivas eran sus grandes virtudes. Al alemán solo le faltó en su carrera ganar un Mundial, ya que estuvo muy cerca consiguiendo dos platas y un bronce.  Zabel ha sido el sprinter más parecido a nuestro gran Oscar Freire.


6 – ROBBIE McEWEN

© Graham Watson

Puede sorprender la inclusión de este nombre en la lista puesto que sus triunfos no estén en números a la altura de otros sprinters. Pero rocket Robbie era un tipo único. Y que junto a Óscar Freire ha terminado siendo el sprinter con más triunfos haciendo la guerra por su cuenta. McEwen no tuvo prácticamente en toda su carrera un equipo para él, un treno como tenían otros equipos, pero es el tipo con mejor colocación que seguramente haya visto el pelotón mundial. Verlo era puro espectáculo. A falta de 1 kilómetro podía no aparecer entre los 25 primeros, pero sin saber cómo, a falta de 300 metros, aparecía de la nada para en muchas ocasiones terminar remachando sus rivales en la parte final. Robbie se ganó en ocasiones la fama de sprinter demasiado agresivo y peligroso, pero lo que es innegable es que estamos en uno de los velocistas más valientes y con una mejor visión de la parte final de carrera de todos los tiempos. Tenía una intuición para saber por donde se abriría el sprint única.


5 – RIK VAN LOOY

© Archivo

Hablamos de un sprinter de otra época. Pero también hablamos del sprinter más laureado de todos los tiempos. Algo que nadie más a conseguido, y seguramente jamás se vuelva a conseguir. 400 victorias figuran en su palmarés. Sí, habéis leído bien, 400 triunfos. Muchos de ellos en las grandes vueltas, pero lo que más sorprende es que es junto a Eddy Merckx y Roger De Vlaeminck, Van Looy es el único corredor capaz de ganar los cinco monumentos: tres París-Roubaix, dos Tour de Flandes y una victoria en la Lieja-Bastoña-Lieja, otra en la Milán San-Remo y un Giro de Lombardia lucen en su repleto palmarés. 400 victorias dan para mucho y, de hecho, durante 14 temporadas consecutivas consiguió alzar los brazos al menos una vez.


4 – MARK CAVENDISH

© Tim de Waele

Hablamos del sprinter más laureado del Tour de Francia con 30 triunfos parciales. Hablamos de Mark Cavendish. Un sprinter que también ha marcado una época y todo un referente en el ciclismo mundial actual, y una celebridad en el Reino Unido. Cavendish fue durante algunos años prácticamente imbatible. En sus mejores años no tenía rival. Sus inicios fueron seguramente los mejores que se recuerdan y con solo 23 años fue capaz de ganar cuatro etapas de todo un Tour de Francia y dos en el Giro de Italia. Al año siguiente, consiguió ganar la Milán San-Remo en su debut y alzarse con seis etapas en el Tour. Una cifra que hacía años que no se veía. Sus triunfos fueron llegando tanto en pista como en ruta, y en 2011 consiguió ganar el campeonato del mundo y vestir su deseado maillot arcoíris.


3 – ALESSANDRO PETACCHI

© Bettini

Hablar de Ale Jet es hablar seguramente del sprinter más longevo y más constante de la historia. 19 temporadas figuran a sus espaldas, de las cuales durante 12 consecutivas consiguió algún triunfo. Eso le valió para tener en su palmarés 22 etapas en el Giro de Italia, 20 en la Vuelta a España y 7 en el Tour de Francia, casi nada. El italiano de la Spezia fue además el primer gran sprinter que hizo ceder a Mario Cipollini en un sprint. Cierto es que uno empezaba y otro prácticamente se retiraba, pero Petacchi debía ser un tipo a tener en cuenta en la lista.


2 – DJAMOLIDINE ABDOUJAPAROV

© Sirotti

El califa de Taskent. La locomotroa uzbeka. Abdoujaparov seguramente no sea el nombre más rápido de la lista,  ni sus triunfos estén a la altura de otros grandes sprinters, pero el corredor uzbeko es el tipo con más valentía que seguramente hayan visto los sprinters de toda la historia. Mal carácter, malas artes, buenos y afilados codos eran su armas. Un auténtico depredador y una obsesión por la victoria digna de admirar. Su fama de corredor agresivo le hizo ganarse algunos enemigos en el seno del pelotón, pero esa fama también le ayudó en algunas ocasiones. Cuando venía Abdoujaparov, nadie metía la rueda ni trazaba una mala trayectoria siendo consiente de la que le podía caer encima como eso sentara mal al uzbeko.  Nueve etapas en el Tour de Francia, siete en la Vuelta a España y una en el Giro de Italia figurán en su palmarés.


1 – MARIO CIPOLLINI

© Sirotti

Super-Mario, el bello, el rey león o, lo que es lo mismo, Mario Cipollini. El sprinter más laureado de los últimos 30 años es sin duda digno de aparecer en el primer lugar de esta lista. El bueno de Mario era mucho más que un ciclista. Era un auténtico showman fuera y dentro de la carretera. Sus modelitos causaron furor durante años. Nada menos que 42 victorias de etapa en el Giro de Italia, 12 en el Tour de Francia, y 3 en la Vuelta a España figuran en su palmarés, adornado además por un Mundial (2002) y una Milán San-Remo, entre otras muchas victorias. Mario, además, fue el ciclista que cambió los sprints. Su aparición marcó un antes y un después en las llegadas masivas. Los primeros años de Supermario fueron años de ganarse los triunfos por libre. De pelearse a codos con otros sprinters, meneando la bici con trayectorias suicidas y de jugarse la vida con auténticos kamikazes. Todo esto sin casco. Mario, que apreciaba como nadie su figura, su rostro y que se quería más a él mismo que a nadie más pronto se dio cuenta que esto debía cambiar. Para ello, reclutó a dos lanzadores para que pusieran una velocidad crucero en los últimos kilómetros y así reducir el riesgo de caída. De aquí nació el famoso concepto de “treno” que ha llegado hasta nuestros días. Por eso y por muchos otros motivos, Mario encabeza esta lista.

 

La cruda realidad de Carlos Betancur

Carlos Betancur es en mi opinión el mayor talento de la historia del ciclismo colombiano. Y de no ser por temas extradeportivos y por su falta de profesionalidad, estaríamos hablando de un ciclista con un palmarés igual o superior al de Nairo Quintana. Para mi, el mejor Betancur debería ser superior al mejor Quintana. “Bananito” ha demostrado en más de una ocasión que es capaz de subir los puertos con los mejores y su gran cambio de ritmo es algo que lleva años siendo el gran problema de Nairo Quintana, especialmente ante los ataques de Chris Froome. Los datos están ahí y Betancur es un tipo único, con unas cualidades brutales y que ya fue capaz de ganar una Paris Niza (2014) con algo de sobrepeso. Según dijo, en ese momento le sobraban cinco kilos.

unnamed
El colombiano siempre ha sido un ciclista con una morfología física diferente. foto: Movistar Team.

La historia de decadencia deportiva de Betancur viene de lejos, y la última vez que pudimos disfrutar de su mejor versión fue precisamente en la París-Niza de 2014. Llevamos prácticamente tres años viendo a un ciclista que asiste a las carreras por obligación contractual y que lleva tiempo sin acudir a citas de primer nivel. Aún así, para darnos cuenta una vez más de la gran calidad del colombiano, Betancur a sido capaz de ganar los últimos años un par de etapas en carreras de segundo nivel: una etapa en la Vuelta a Castilla y León y otra en la Vuelta a Asturias, además de terminar el 20º en el Giro de 2015, donde con el paso de los días fue capaz de ir cogiendo la forma, tras presentarse a la línea de salida en unas condiciones físicas pésimas. Un ciclista que gana carreras sin estar en forma, es un ciclista único.

El futuro se presentaba esperanzador para Betancur, que consiguió su primer gran éxito internacional en el mundial sub-23 de 2009, dónde termino segundo, solo superado por otro ciclista que nunca ha llegado dónde se esperaba, Romain Sicard.

En 2011 dio el salto a Europa con el desaparecido conjunto Aqua-Sapone, dónde empezó a despuntar. Ese mismo año termino con un papel destacado su primer Giro, y en la parte final de la temporada consiguió su primer triunfo profesional (Giro de Emilia) y termino Lombardía en un  más que meritorio TOP 10.

Una temporada más en el equipo italiano, trabajando junto al gran Michele Bartoli, le permitió seguir adquiriendo experiencia y cosechar algunos triunfos más antes de dar el salto al Pro Tour en 2012 de la mano del Ag2r.

Precisamente con el equipo Francés es con quien hemos visto su mejor versión. Sin embargo su historia con el equipo de Vincent Lavenu es una historia de amor-odio, que ha tenido capítulos de todo tipo. Episodios destacables cómo su(quinta posición y mejor joven en el Giro de 2013 o la victoria en Paris Niza, aunque si por algo destaca su estancia en el Ag2R es por sus frecuentes problemas de profesionalidad.

“Le llevábamos a correr porque se llamaba Betancur, pero fueron tres años con la misma historia” declaro en su momento al equipe Julien Jurdie, uno de los directores del equipo. “perdía billetes de avión para la desesperación del equipo” y solo venia a Europa para correr, y luego se volvía para Colombia.

Se presento al Tour de San Luis de 2014 con sobrepeso. “el elástico del maillot le apretaba el brazo como si fuera a reventar. Se le podía intuir la tripa por todos los sitios” confesó posteriormente alguno de sus rivales. Pero apenas dos meses y medio después ganaba de forma impresionante la París-Niza.

Imatge relacionada
“Bananito” siempre ha sido un corredor con una gran masa muscular.

Su cambio al equipo Movistar le vino bien para intentar recuperar su mejor versión, algo que todavía  no ha conseguido pese a las esperanzas que tiene depositadas en él el manager del equipo, Eusebio Unzue. A la primera concentración de Movistar, a finales de 2015, cuando llevaba más de 10 meses sin competir, se presento con una pinta muy diferente a la de un ciclista profesional. Llegó con prácticamente 20 kilos de más. Con el paso del tiempo fue limando su cuerpo y kilos de más e incluso se vino a vivir una temporada en Pamplona para estar cerca del staff técnico del equipo. La cosa duró poco y aunque en estos dos últimos años ha seguido corriendo alguna carreras sus resultados han sido pésimos y su buena relación con el equipo más que dudosa.

No acudió a la presentación oficial del equipo y su calendario de competición esta muy lejos de ser al que correspondería a sus cualidades físicas. Betancur ha corrido parte de  las clásicas del norte, más con la sensación de llenar la plantilla, que de otra cosa. En más de una ocasión los médicos y preparadores del Movistar han comentado que las cualidades físicas de Betancur son únicas y que su fuerza y masa muscular a nivel de cuádriceps nada tiene que envidiar a la de, por ejemplo, el mejor Valverde. Cierto es que físicamente Betancur no es el típico escalador pequeño y delgado, pero su don innato para la escalada es más que evidente. La temporada es larga y esperamos ver al mejor Betancur pronto. El Colombiano todavía no tiene definido su segunda parte de la temporada.

betan
El inicio de temporada de Betancur. DNF en 5 carreras. la misma tónica del año pasado. Fuente: Pro Cycling Stats.

Betancur es un ciclista que de haberse centrado de forma profesional en el ciclismo y de haber seguido con su espectacular progresión hubiese ganado lo que él hubiese querido.

“Bananito” tiene todavía 27 años y aunque parce más bien un ciclista cerca del retiro lejos de volver a centrar-se y de apostar por volver a ser el ciclista que fue. Todo esta en sus manos. Sin duda volver a ver al mejor Betancur seria la mejor noticia para el ciclismo, especialmente para el ciclismo colombiano. Nosotros, supongo que cómo todo aficionado al ciclismo, te seguiremos esperando. Si no la lastran los kilos, su clase volará por las mejores carreras del mundo. Vuelve cuándo quieras, pero vuelve pronto.

¿Cuánto dinero se llevan los corredores en la Volta?

La Volta ha llegado este año con buenas noticias bajo el brazo. Unas buenas noticias para el presente, pero sobre todo en vistas a un futuro que se auguraba algo complicado.

 La llegada de ASO, organizador del Tour de Francia, como colaborador interno de la carrera para 5 años debe ayudar a impulsar un poco más la ronda catalana. El objetivo del acuerdo para la Volta es beneficiarse de la experiencia de A.S.O. para mejorar la producción y distribución de los derechos televisivos además de mejorar en el campo de la estrategia de negocio. Un acuerdo del que también se siente orgullos A.S.O que quiere  “apoyar a una carrera con un palmares tan importante y con tanta historia”.

El acuerdo con A.S.O y la entrada de Carrefour como importante patrocinador debe permitir-nos ,a todos, ser optimistas para seguir mejorando y creciendo año tras años en todo los aspectos. Entre ellos los premios en metálico, y hacer de esta carrera con tanta historia una ronda aún mejor.

Unos premios en metálico que ascienden a un total de 109.500 euros y que son los siguientes:

14.000 euros para el ganador de la clasificación general final, 7000 para el segundo y 3500 para el corredor que ocupe el tercer escalón del podio. Los premios van bajando. De la posición 10 a la 20 los premios se rebajan ya  a 350 euros.

Por otro lado, el ganador de la clasificación de la montaña se llevará 1000 euros, exactamente igual al premio que recibirán quienes consigan alzarse con el triunfo en la clasificación de los sprints intermedios (metas volantes) y de mejor joven de la carrera. Algo más recibirá el mejor equipo tras los 7 días de carrera. Su premio será de 1500 euros.

DSC_0108.JPG
Una Volta que cuenta año tras año con los mejores corredores del mundo. Aquí: Andre Greipel.

A nivel de etapas, el ganador de cada etapa se lleva 4000 euros. El segundo y tercer clasificado se llevan 2000 y 1000 euros respectivamente. Terminar en el top 10 de la Volta supone 100 euros para el corredor que lo consiga.

Unos premios, de forma lógica muy lejos de los que puede repartir una carrera tan mediática como el Tour de Francia, que repartió en su totalidad el año pasado 2.300.000 euros

Otro aspecto importante e interesante es que en el ciclismo, normalmente, y a diferencia de otros deportes, los premios no se reparten individualmente sino que se reparten entre todos los miembros del equipo, más una parte a repartir entre todos los miembros del “Staff”. El ciclismo es otra historia.

 

Previa | Milán-San Remo 2017

Este sábado llega una de las carreras más deseadas de toda la temporada. La “Clasicisima”. Una Milán-San Remo realmente interesante y difícil cómo siempre de prever en cuanto a su desenlace final.

El recorrido es idéntico al de prácticamente todas las ediciones anteriores. 291 kilómetros de recorrido con el paso del Turchino en medio del recorrido y los “capos” finales que, junto al mítico “Poggio”, deberían seleccionar la carrera antes del sprint final en la mítica Via Roma.

La carrera se presume, al igual que en los últimos años, cómo una excelente oportunidad para los sprinters capaces de superar las pequeñas cotas. Por eso, en la linea de salida contaremos con los mejores especialistas del mundo y entre ellos, algunos ganadores de la carrera en ediciones anteriores.

Los nombres de Peter Sagan y Fernando Gaviria son los que, a priori, parten claramente cómo máximos favoritos al triunfo. Veremos si este es el año del eslovaco que tienen en esta carrera uno de los máximos objetivos del año. Por su parte el colombiano parece dispuesto a sacarse la espina del año pasada dónde una caída tonta en los últimos metros seguramente lo privo de alzarse con el triunfo.

El mapa de la llegada

Arnaud Demare (ganador del año pasado), Alexander Kristoff (campeón en 2014), John Degenkolb (triunfó en 2015) y Michael Matthews también parten cómo importantes favoritos y seguramente también estarán interesados en llevar una carrera rápida y dura, sobretodo en la parte final, con el objetivo de eliminar a  sprinters más puros cómo Andre Greipel, Caleb Ewan, Mark Cavendish, que saboreó las mieles de la victoria en 2009, o Marcel Kittel. Otros “outsiders” interesantes que podrían ganar en un posible sprint son Dylan Groenewegen, Elia Viviani, Niccolo Bonifazzio o Nacer Bouhanni.

Otros corredores que tendrían también sus opciones, pero en un grupo claramente más reducido, son  Greg Van Avermaet, Michal Kwiatkowski, Fabio Felline o el propio Phillipe Gilbert.

Resultat d'imatges de fabian cancellara SAn remo
Esta será la primera edición en muchos años sin el suizo Fabian Cancellara. Veremos quien toma su relevo cómo animador de la carrera.

Otros nombres que siempre conviene tener presentes en esta carrera son los de Ben Swift, Tom Boonen, Edvald Boasson Hagen, Jurgen Roelandts,  Matteo Trentin o el gran Pippo Pozzato,

Finalmente, encontramos un grupito de corredores que debería buscar su oportunidad atacando de lejos, como Tim Wellens, Geraint Thomas, Julian Alaphillipe, Diego Ulissi, Zdenek Stybar, Giovani Visconti o el cazador Rui Costa.

Nos queda por ver que pueden hacer otros corredores que llegan en forma y que realmente pueden aparecer cómo sorpresas agradables de la carrera. Entre ellos: Sonny Colbrelli, Simon Clarke, Magnus Cort Nielsen, Nathan Haas o Tiesj Benoot, 

El sábado por la tarde saldremos de dudas.

Horario: 10:10 salida desde Via della Chiesa Rossa y llegada sobre las 16:50-17:30

 

De la EPO al aguacate. El ciclismo 2.0

Las cosas cambian y el ciclismo, como es lógico, no quiere ser menos. La llegada del ciclismo moderno a nuestros días es ya una realidad y por esto hoy voy a hablaros de este nuevo ciclismo. El que yo denomino ciclismo 2.0

Un ciclismo vanguardista que deja de lado las teorías más convencionales que han estado instauradas durante años para dejar sitio a otros elementos innovadores. Un ciclismo moderno, nuevo y diferente. Un ciclismo que sin duda tendrá sus defensores pero también sus detractores, y en definitiva un  ciclismo que está intentando cambiar parte de la historia de nuestro deporte.

La cosa ha cambiado y ha cambiado mucho. De modo que lo primero que deberíamos preguntarnos es si lo ha ha hecho para bien o para mal. En mi opinión la cosa no esta muy clara.

Hemos pasado de la EPO, de las bolsas de sangre y de la barra libre a las dietas milagrosas y al deporte como habito de vida saludable.  Hasta aquí todo muy bonito, ¿verdad? Hemos dejado atrás la época más oscura y negra del ciclismo para vivir una época de amor, paz y tranquilidad al más puro estilo “happy flowers” y “hipster” del siglo XXI. Pero que no os engañen, eso es lo que os quieren hacer creer y la cosa no es tan bonita cómo parece ser.

Resultat d'imatges de chia
Semillas de todo tipo están de moda.

Aunque lo parezca, en el ciclismo 2.0 no es todo un cuento de hadas y detrás de todo esto (cómo en todo) hay mucho negocio, intereses y personas tremendamente influenciables y vulnerables que llegan a poner en riesgo su salud intentando seguir unas dietas, una rutinas y unos hábitos nuevos supuestamente saludables que a menudo carecen de consistencia científica.  Con las redes sociales y con el hecho de tener internet a mano, hoy en día todo el mundo se cree dietista, preparador físico y fisioterapeuta con el sólo hecho de “googlear” un poquito, olvidando por completo  que están jugando con su cuerpo y sin llegar a  ser para nada conscientes de que no todo el mundo está preparado ni formado para tomar decisiones de este tipo.

Con todo esto y, si os soy sincero, no se que queréis que os diga. No sé si me preocupa más esta época o la anterior. ¿Cuál de las dos es más oscura?

La EPO y las bolsas de sangre son malas sí, pero el porcentaje de personas que “tuneaba” y evolucionaba su cuerpo era bastante menor al que actualmente “juega” con su cuerpo intentando seguir estas supuestas dietas y rutinas de ejercicio milagrosas.

El que se quiera dopar que se dope y el que quiera poner en riesgo su salud que lo haga. El dopaje, aunque nos lo hagan creer no se ha ido, y no se irá nunca,  de modo que por lo que, al menos, deberíamos luchar por no terminar haciendo del ciclismo 2.0 un habito generalizado de vida, al menos sin que detrás tenga una consistencia científica. Lo que me preocupa realmente no es un dopaje esporádico de supuestos deportistas de “élite” que solo hacen que engañarse a si mismos, sino que lo que me preocupa y por lo que quiero luchar es porque todo este ciclismo 2.0 no llegue a las escuelas, y porque los niños no terminen “manchados” por todo esta nueva locura “hipster” moderna que  a menudo queda más que demostrado que pone en riesgo nuestra salud.

No soy médico, pero no tengo ninguna duda de que alguno de ellos me daría la razón con que la cosa se nos está yendo un poco de las manos.

La infinidad de teorías que existen nos hacen dar cuenta aún más de que quizá estamos perdiendo un poco el norte. Para gustos colores dicen, eso es cierto, pero a mi entender esto no debería ser extrapolable a un hábito como la salud.

Comer variado debería ser fundamental.

Muchos “entendidos” y muchas opiniones en la materia sin que ninguna de ellas termine siendo la buena. Podríamos acabar totalmente locos si intentáramos hacer caso a todo lo que oímos, leemos o vemos.

Ahora resulta que la leche no es buena por el cuerpo a partir de según que edad,  los hidratos de carbono deben tomarse en poca cantidad y cada vez son más las personas que no toman carne o alimentos de procedencia animal. Ahora se llevan otras cosas. Dietas alcalinas, entrenamientos en ayunas, paleodietas o el famoso veganismo es lo que esta de moda. Tomar zumos milagrosos a todas horas, aguacate, cereales integrales, semillas y chía colgando una foto en instagram significa estar a la última. Ir a desayunar un café con leche (normal) y un croissant parece ser historia del siglo pasado y pedir un bocadillo de jamón con queso parece ser ya todo un pecado.

Llamadme romántico o clásico, pero creo que estamos perdiendo un poco la cabeza. Comer bien y saludable sí. Pero por favor tampoco hace falta renunciar a uno de los placeres más grandes en esta vida. El buen comer. Se puede comer bien y sano comiendo variado, no hace falta dejar de comer los alimentos que durante años han sido “básicos” en nuestras dietas sólo porqué ahora esta de moda.

De seguir por esto camino, ¿qué será lo siguiente? ¿Beber solo agua por las mañanas? ¿O levantarnos por la noche a comer?  Lo siento, pero muchas personas deberían preguntarse con todo esto si realmente saben dónde van. Y si sobretodo si saben hasta donde están dispuestos a llegar con su cuerpo.

Seguramente, los humanos somos demasiado influenciables, y débiles por naturaleza, pero muchas personas deberían darse cuenta que detrás de todo esto solo hay insisto, cómo en todo, un buen negocio.

¿Modernizarse? Sí, pero no a cualquier precio y solo hacerlo cuando esto nos garantice un avance como sociedad.

Hasta aquí el artículo y la reflexión. Iros a comer a comer un buen bocadillo de jamón ibérico antes que dejen de “fabricarlos”.

Llamadme clásico, carca o tradicional, yo más bien a todo esto le llamo sensatez.

Aleix

¿Cuánto pesan los ciclistas profesionales?

Muchas veces se habla del peso en el ciclismo y de la delgadez extrema de algunos corredores. Pero realmente, ¿cuánto pesan los profesionales? Realmente, ¿hay que estar tan delgado para ser profesional? A continuación vamos a tratar de despejar todas esas dudas.

Sin lugar a dudas, a nivel muy genérico existen dos fisonomías de ciclistas. Los escaladores quienes generalmente presentan poco musculo y mucha finura y los sprinters y rodadores que presentan mucho más musculo y peso corporal. Sin embargo, como en todo, hay excepciones.

En primer lugar vamos a dar la altura y el peso de los mejores ciclistas del mundo:

-Alberto Contador: 1.76 m y entre 61 y 63 kilos según el momento de la temporada.

-Chris Froome: 1.86 m y entre 69 y 72 kilos

-Vincezo Nibali: 1.81 m y 65 kilos

-Nairo Quintana: 1.67 m y 58 kilos

-Alejandro Valverde: 1.76 m y 62 kilos

-Fabio Aru: 1.83 m y 65 kilos

-“Purito “Rodriguez: 1.68 m y 57 kilos

Seguramente después de estos datos estáreis pensando que para ganar un Tour o disputar clasificaciones generales es necesario estar tan delgado y no es para nada así. Tenemos algunos ejemplos que así lo demuestran. Cadel Evans pesaba 68 kilos para su 1.74 m y el mismísimo Lance Armstrong pesaba 73 kg para sus 1.77 m.

Si bien otros corredores también referentes a nivel mundial superan todos prácticamente los 70 kilos

-Andre Greipel: 1.84 m y 83 kg

-Peter Sagan: 1.83 m y 73 kg

-Mark Cavendish: 1.75 m y 70 kg

– Alexander Kristoff: 1.81 y 78 kg

-John Degenkolb: 1.80 y 80 kg

– Tom Boonen: 1.92 m y 82 kg

-Marcel Kittel: 1.88 m y 87 kg

-Edvald Boasson Hagen: 1.81 m y 74 kg

Sin duda alguna, sorprende el hecho de que con tanta diferencia de peso todos ellos puedan ser profesionales. Aunque ninguno de ellos se encuentra entre los más delgados ni los más pesados de la historia. Los datos de estos ciclistas si que os van a sorprender.

Los más pesados:

Salvatore Commesso: 1.64 m y 66 kilos. Un ciclista al que le encantaba lucir moreno

Imagen relacionada

Imagen relacionada

Magnus Backstedt: El ganador de la Paris Roubaix 2004 era otro peso pesado del pelotón con sus 93 kilos para su 1.93m

Thor Hushovd: El gigante noruego siempre ha sido un ciclista pesado. Su 1.83 m para 83 kg le hacían un autentico avión en el llano. Además lo más sorprendente de todo es que era el sprinter que mejor pasaba la montaña

Danilo Napolitano: La cosa va de sprinters italiano y lo cierto es que tampoco podía faltar el gran Danilo Napolitano. Potencia pura en los sprints, pero tenía grandes dificultades para superar cualquier cota. 80 kg para su apenas 1.74 metros. El italiano sigue en activo en el Wanty. Veremos si este año lo vemos en el Tour.

Imatge relacionada

Bert Grabsch: El ex campeón del mundo contrarreloj era potencia alemana en estado puro. Sus piernas parecían hechas a medida para la contrarreloj. 1.79 m y 79 kilos

Imatge relacionada

 

Los más delgados y finos:

Michael Rasmussen es sin duda uno de los ciclistas más finos y obsesionados con el peso que se recuerdan. 1.74 m y apenas 58 kg.

El “pollo” Rasmussen otro obsesionado con el peso en su momento.

Otros nombres como Janez Brajkovic también deberían figurar en la lista de más delgados y impresionantes del pelotón

Imagen relacionada

El español Roberto Laiseka fue durante mucho tiempo uno de los rostros más afilados de todo el pelotón: 1.84m para apenas 63 kg.

Imagen relacionada

Actualmente de los que más impresionan de todo el pelotón tenemos a Hugh Carthy que para 1.93 m pesa tan solo 64kg.

Imagen relacionada

Y finalmente no podía faltar en este articulo Sir Bradley Wiggins un fuera de serie que ha ganado y perdido peso adaptándose de forma espectacular a sus objetivos. 1.90 m para apenas 69 kilos cuando gano el Tour y prácticamente 85 kg en los últimos JJOO.

Resultado de imagen de bradley wiggins skinny

Las obsesiones en el ciclismo

La pasión es una obsesión positiva, la obsesión es una pasión negativa.

Dicen que cualquier cosa en exceso es mala, y que las obsesiones no son buenas. De hecho, si buscamos el término obsesión en el diccionario encontramos “Perturbación anímica producida por una idea fija” e “idea fija o recurrente que condiciona una determinada actitud”.

Por desgracia el ciclismo sabe mucho de ello. Hay muchas obsesiones en el ciclismo y hoy os quiero hablar de una de las más habituales: la obsesión por el peso y la comida. Read more