La oportunidad perdida de Carlos de Andrés

Al término de la 16ª etapa del Tour de Francia 2017, los ciclistas elegidos se preparaban para salir al podio a recoger sus respectivos maillots y/o premios de la etapa. Hasta ahí todo bien, a pesar del ya casi normalizado retraso de la ceremonia debido al rodillo de Chris Froome y su correspondiente liberación de ácido láctico.

Carlos de Andrés, periodista y comentarista de ciclismo para TVE, no se cansa día a día de repetir que es un retraso, que vaya gesto de mala educación por parte del corredor británico, que esto antes no pasaba, que es una moda pasajera adoptada de otras modalidades ciclistas, e incluso que “qué bien y qué rapidito iba todo los días que Fabio Aru estuvo de amarillo”.

Read more

Robert Gesink: Un referente en el ciclismo, y sobretodo en la vida.

Tras la jornada de descanso de ayer el Tour de Francia sigue adelante con la disputa de la décima etapa. En la salida de ella no estará entre otros Robert Gesink (Lotto Jumbo-NL) tras sufrir una caída en el inicio de la novena etapa que le impidió seguir adelante en la ronda gala con una fractura de la vertebra L1.

Desafortunadamente este no será el primer obstáculo que deberá sortear el espigado corredor holandés. Un corredor que quienes conocemos podemos afirmar que es diferente al resto.

Humidad, educación y sobretodo pasión por la bicicleta son algunos rasgos que convierten a Robert en uno de los corredores más queridos por los aficionados.

Pero si por algo destaca realmente Gesink es por su enorme vitalidad y por sus ganas de vivir la vida al máximo.  El holandés tiene una capacidad innata para transmitir con un carácter tímido pero cercano, un tremendo entusiasmo e ilusión en todo lo que hace.

Mostrando IMG_0141.JPG

Estos valores se reflejan claramente en la bicicleta. En su forma de correr, al ataque, siempre dando el máximo y entregando hasta su último gramo de fuerza. Pero él carácter humilde, reservado y sobretodo los valores de sacrificio y superación que tiene en su interior Gesink son realmente aplicables a todos los ámbitos de la vida.  Gesink es para muchos un espejo a seguir y todo un referente encima de la bicicleta pero seguramente lo es más aún fuera de ella.

Un tipo único, cercano cómo muy pocos, y con una capacidad de superación personal digna de admirar. Una fortaleza mental y física que le ha permitido levantarse una y otra vez de situaciones realmente complicadas, tanto en lo deportivo cómo en lo personal.

La caída del pasado Domingo de bien seguro solo será un obstáculo más a sortear en su  carrera deportiva. Una carrera deportiva que lleva años superando piedras en el camino.

DSC_0840.JPG
Un tipo duro encima de la bicileta y fuera de ella.

La vida da muchas vueltas y Robert Gesink es un claro ejemplo de ello. El sábado nos hacía vibrar a todos estando a punto de conseguir su ansiada victoria en el tour de Francia, y el Domingo pasaba la noche en el hospital por una desafortunada caída. Pero así es la vida, y así es el deporte.

Un deporte muchas veces tan duro a nivel físico cómo mental. Un deporte que no entiende de justicia y en el que solo sobreviven los más Fuertes.

Robert ha demostrado en muchas ocasiones ser uno de ellos, y estoy totalmente seguro que volverá a serlo.

Los que amamos este deporte deseamos poder disfrutar de Robert durante muchos años más, a nivel deportivo pero sobretodo a nivel humano. Tu ilusión, tu entrega y tu vitalidad no se pueden comprar en ningún sitio.

Recupérate bien y vuelve sin prisa Robert. Nosotros te estaremos esperando

Él deporte de debe una!

COMUNICADO – Cambiamos

Tras varios días de intercambios de ideas y proyectos, el director de esta web, Miguel Triviño, y el director de la web elmaillot.es, Juan Martínez Clavijo, han decidido que sería beneficioso para ambos proyectos una unión entre ambos portales.

EntreCunetas pasará a ser un blog estrictamente de opinión sobre la actualidad ciclista, conservando eso sí la sección de los artículos históricos. Mientras tanto, todo lo que se refiere a entrevistas, reportajes, análisis de carreras, previas…etc, pasará a publicarse en el elmaillot.es. Varios miembros de EntreCunetas pasarán a formar parte del equipo de ElMaillot, como podrán suponer.

El diseño de la web de EntreCunetas ha cambiado, como pueden observar, así como también lo hará el uso de nuestras redes sociales.

Un cordial saludo a todos.

Previa – Giro de Italia 🇮🇹 | 100 años de pasión

En 100 años pueden pasar muchas cosas. Bien lo saben aquellos que vivieron en el siglo XX. Por ejemplo, a Europa le dio tiempo a intentar suicidarse en dos ocasiones. A Einstein le bastaron unos pocos años para desarrollar la Teoría de la Relatividad. Fleming inventó, y en que buena hora, la penicilina. La NASA se sacó de la chistera una nave capaz de llevar al hombre a la luna. A unos cuantos científicos les dio por clonar a una oveja y oye, la operación fue todo un éxito. Y, a la vez que todas estas y muchísimas más cosas sucedían, el Giro de Italia se disputaba año tras año, llevando a las carreteras a miles y miles de personas durante el mes de mayo. De no haber sido por la asombrosa capacidad autodestructiva del ser humano, el Giro habría cumplido 100 ediciones hace cuatro años. Nacida en 1913, la corsa rosa celebrará en este 2017 su edición número 100 con una participación de lujo y un recorrido fantástico, que incluye prácticamente todas las montañas en las que los ciclistas han ido haciendo historia poco a poco sobre sus bicicletas. De Gino Bartali a Vincenzo Nibali, pasando por Eddy Merckx, Miguel Indurain o Marco Pantani, todos los corredores que han corrido, padecido y disfrutado el Giro de Italia estarán, de alguna manera, presentes en las carreteras de la edición centenaria de la gran vuelta italiana. 100 años de puro ciclismo, de emociones, de gestas, de episodios alegres y tristes, de reconciliaciones nacionales, de exhibiciones, de deporte. Por otras 100 ediciones así.


 RECORRIDO

Para la edición centenaria de la carrera la organización del Giro ha diseñado un recorrido que recorre prácticamente toda Italia, comenzando en las islas de Cerdeña y Sicilia para después recorrer el sur y el centro de la península para acabar, previo breve paso por los Alpes, en los bellos Dolomitas. El fin de fiesta, en el Duomo de Milán. Este Giro incluye prácticamente cada montaña con relevancia en la historia de la carrera. Tan sólo el Zoncolan se echa en falta; el Mortirolo, el Stelvio, el santuario de Oropa, Aprica o el Monte Grappa no faltarán a esta cita tan especial. Es un recorrido duro de principio a fin, aunque no es el más exigente de los últimos años. Sin ir más lejos, los trazados de 2011, 2015 y 2016 eran más duros sobre el papel pero, en esta ocasión, la montaña está muy repartida a lo largo de las tres semanas, encontrando ya en la cuarta etapa una auténtica jornada de montaña en el Etna. El que quiera vestirse de rosa en Milán no podrá permitirse comenzar mal o bajo de forma, puesto que se dejará unos minutos muy difíciles de recuperar en las siguientes semanas. Hay que rendir al 100% de principio a fin para ganar este Giro, en el que los kilómetros cronometrados cumplirán también un papel relevante en la carrera, sino el que más. Desde luego, terreno en la montaña hay de sobra para hacer diferencias, en especial en la 16º etapa, una auténtica barbaridad de más de 220 Km con el Mortirolo y el doble paso por el Stelvio, en la segunda ocasión por la vertiente suiza de la mítica montaña dolomítica. Cabe destacar que, desde 2012, el Giro no acaba con una contrarreloj, y en aquella ocasión fue precisamente en allí donde se decidió la carrera. Ryder Hesjedal le arrebató la maglia rosa a Joaquim Rodríguez en la crono de Milán, y aunque este Giro podría estar perfectamente decidido antes de la crono, podría no estarlo y tendríamos emoción hasta el último metro del Giro número 100.

ETAPA 1 | ALGHERO – OLBIA / 206 KM ⭐️

Tenemos que remontarnos al año 2003 para encontrar un Giro que no comenzase con una contrarreloj, bien fuera por equipos o en forma de prólogo. Por lo tanto, la primera maglia rosa caerá, salvo sorpresa mayúscula, en las espaldas de un velocista. Pocos han sido los sprinters capaces de vestir el rosa en los últimos años, por lo que los hombres rápidos del pelotón no querrán dejar escapar una oportunidad que se presenta muy pocas veces en la vida.

ETAPA 2 | OLBIA – TORTOLÌ / 221 KM ⭐️⭐️

Una etapa diseñada para ver espectáculo. Los hombres de la general no querrán gastar fuerzas tan pronto, pero tampoco es una oportunidad clara para los sprinters, con un puerto de 2º categoría de 20 kilómetros incrustado en la parte final de la etapa. Puede ganar cualquiera.

ETAPA 3 | TORTOLI – CAGLIARI / 148 KM ⭐️

La última etapa que se disputa en Cerdeña es una de las más fáciles de toda la carrera. 148 kilómetros sin ninguna dificultad que desembocarán en una llegada masiva. Segunda oportunidad en tres días para los sprinters.

ETAPA 4 | CEFALÙ – ETNA / 181 KM ⭐️⭐️⭐️

De Cerdeña a Sicilia, del llano a la montaña tras una jornada de descanso para que los equipos puedan realizar el traslado cómodamente. El volcán Etna vuelve al Giro en la cuarta etapa, día en el que los principales favoritos deberán asomar la cabeza por primera vez. El Etna no es un puerto excesivamente duro, pero su paraje desamparado en el que el ciclista está totalmente expuesto al viento puede jugarle una mala pasada a más de uno. La general comenzará a definirse, aunque a estas alturas de la carrera, donde todo el mundo tiene las piernas frescas, es difícil que las diferencias sean demasiado grandes.

ETAPA 5  | PEDARA – MESSINA / 159 KM ⭐️

Día fácil, ya en la península itálica, tras el primer encuentro con la alta montaña. Aunque la primera parte de la etapa es escarpada, los últimos kilómetros son muy asequibles, por lo que será difícil que no veamos una llegada masiva en las calles de Messina.

ETAPA 6 | REGGIO CALABRIA – TERME LUGIANE / 217 KM ⭐️⭐️

En los muros muchas veces se producen más diferencias que en montañas de 20 kilómetros, por lo que más le vale a los favoritos no despistarse en la llegada de Terme Luigane. Más de 200 kilómetros, donde los últimos 35 son un auténtico quebradero de cabeza para los directores, que se pasarán la última hora de carrera gritando por el pinganillo para que sus corredores estén bien colocados. La emoción está asegurada.

ETAPA 7 | CASTROVILLARI – ALBEROBELLO / 224 KM ⭐️

Otro día para sprinters, que tienen muchas oportunidades en la primera semana del Giro. Jornada larga de 224 kilómetros donde el ganador saldrá de una llegada masiva.

ETAPA 8  | MOLFETTA – PESCHICI / 189 KM ⭐️⭐️

Día perfecto para una escapada. El final en cuesta en Peschici provocará nervios en un pelotón que se las verá en negro para atrapar a los ciclistas que hayan conseguido fugarse. Un día perfecto para los denominados “cazadores”.

ETAPA 9 | MONTENERO DI BISACCIA – BLOCKHAUS / 149 KM ⭐️⭐️⭐️

Tras una semana de sprints y muros, llega de nuevo la alta montaña al Giro, esta vez con el Blockhaus como protagonista. Pese a que la jornada no presenta ninguna dificultad hasta el pie de la ascensión, que no se sube desde el año 2006, el Blockhaus es un puerto durísimo y muy largo donde habrá diferencias. Al día siguiente toca jornada de descanso, por lo que los favoritos podrán emplearse a fondo, sabedores de que al día siguiente podrán descansar y recuperar.

ETAPA 10 | FOLIGNO – MONTEFALCO (CRI) / 39,8 KM ⭐️⭐️⭐️

Uno de los días claves del Giro del centenario. Una crono de 40 kilómetros mayormente llana, con un par de tramos en subida donde los escaladores tratarán de recuperar el tiempo que puedan perder en el llano. No será del todo decisiva teniendo en cuenta todo lo que queda por delante, pero a más de uno se le podrá poner la general de color negro si no le responden bien las piernas tras el día de descanso.

ETAPA 11 | FIRENZE – BAGNO DI ROMAGNA / 161 KM ⭐️⭐️

Ni un sólo metro llano se van a encontrar los ciclistas en los 161 kilómetros que deberán recorrer entre Firenze y Bagno di Romagna. A priori no será un día decisivo, pero no sería la primera vez que la general de una grande se decide en una etapa de media montaña aparentemente intrascendente. Los favoritos deberán andar muy atentos si no quieren tener sustos. La victoria de etapa saldrá, prácticamente seguro, de una escapada.

ETAPA 12 | FORLÌ – REGGIO EMILIA / 234 KM ⭐️

La jornada más larga del Giro del centenario es también una de las más fáciles. 234 kilómetros que acabarán con un sprint en Reggio Emilia.

ETAPA 13 | REGGIO EMILIA – TORTONA / 167 KM ⭐️

La jornada más fácil de este Giro. Será la última oportunidad para los sprinters de lograr una victoria, por lo que los equipos no dejarán pasar la oportunidad. Veremos muchos abandonos tras esta etapa.

ETAPA 14 | CASTELLANIA – OROPA / 131 KM ⭐️⭐️

La peor etapa de este Giro. La organización no podía dejar a un lado Oropa y no homenajear a Marco Pantani, pero es una jornada muy mal diseñada. Un día totalmente llano con llegada en un puerto no demasiado exigente. Las diferencias serán mínimas, y el espectáculo también.

ETAPA 15 | VALDENGO – BERGAMO / 199 KM ⭐️⭐️

Si la etapa del día anterior es, con diferencia, la pero del Giro, esta es una de las mejores en lo que a diseño se refiere. Los últimos 40 kilómetros serán muy entretenidos de ver. Al día siguiente los corredores disfrutarán de la última jornada de descanso, por lo que no escatimarán en esfuerzos aquellos equipos que no hayan logrado aún una victoria de etapa.

 

ETAPA 16 | ROVETTA – BORMIO / 222 KM ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️

Poca descripción necesita esta etapa. Tras el segundo día de descanso, los ciclistas tendrán que afrontar una auténtica salvajada de 222 kilómetros que incluye el Mortirolo, el Stelvio y el Umbrailpass. Pese a que no se acaba en alto, terreno hay de sobra para recuperar tiempo o para que la maglia rosa deje la carrera sentenciada. Si algún favorito se atreve a atacar en el Mortirolo, podemos vivir un día para el recuerdo. Desde luego, el diseño de esta jornada invita a hacer algo grande. Un día para estar pegados a la tele durante las 7 horas largas que durará la etapa reina de este Giro de Italia. Como para perdérsela. 

ETAPA 17 | TIRANO – CANAZEI / 219 KM ⭐️⭐️

La organización ha tenido clemencia y, tras la etapa reina, ha incluido un día asequible, con el paso obligado al principio por Aprica y el Tonale pero con un final de etapa muy fácil, aunque pica para arriba constantemente. De la fuga que se forme en los dos primeros puertos saldrá el ganador de la etapa.

ETAPA 18 | MOENA – ORTISEI/ST.ULRICH 137 KM ⭐️⭐️⭐️⭐️

La segunda etapa más dura de este Giro. 137 kilómetros con cinco puertos de montaña que, salvo el penúltimo, bien podían ser todos de primera categoría, aunque la organización no los haya señalado así. No es una etapa larga, pero a estas alturas de carrera las piernas dolerán mucho y podrán producirse diferencias.

ETAPA 19 | SAN CANDIDO/INNICHEN – PIANCAVALLO / 191 KM ⭐️⭐️

Otra llegada en alto más, esta vez en Piancavallo. Una etapa fácil hasta los pies del último puerto, donde los favoritos volverán a batirse a dos días para el final. Probablemente, no será una jornada en la que se produzcan grandes diferencias.

ETAPA 20 | PORDENONE – ASIAGO / 190 KM ⭐️⭐️⭐️

La organización del Giro quiere ver espectáculo de lejos. El Monte Grappa es ideal para que un ciclista con tiempo perdido intente realizar una emboscada desde lejos. Tras el peligroso descenso de Grappa, los ciclistas se enfrentarán a Foza, el último puerto de montaña de este Giro. El portador de la maglia rosa tendrá que estar atento de principio a fin si no quiere sustos a un día para el final.

ETAPA 21 | MONZA – MILANO (CRI) / 29,3 KM ⭐️⭐️⭐️

Los últimos 30 kilómetros del Giro se harán sobre la cabra. Si la general está apretada, será un día para ver con tilas y esperar. El perfil es bastante suave, puesto que la carretera pica para abajo durante prácticamente todo la etapa, pero los ciclistas estarán machacados tras 20 días de sufrimiento, y todo puede pasar.


EQUIPOS

Por supuesto, ningún equipo World Tour se perderá la edición centenaria del Giro de Italia. El Wilier Triestina, el Gazprom, el CCC y el Bardiani son los equipos invitados a esta edición tan especial de la corsa rosa.

Giro
© Yuzuru SUNADA

AG2R LA MONDIALE 🇫🇷

El equipo francés lleva al Giro un equipo muy parecido al de los últimos años. Domenico Pozzovivo será su hombre fuerte para la montaña. Llega con un buen estado de forma y debería dar presencia al equipo en las etapas más importantes de este Giro. Centrarse en un top 10 quizá seria un error, y probablemente lo más acertado sea ir a por las victorias de etapa.  Alexandre Geniez también vuelve a la corsa rosa, hombre interesante pero que parece que no ha empezado muy bien el año. Otros hombres interesantes podrían ser Hubert Dupont y Matteo Montaguti, otro interesante caza etapas, y que podría luchar por vestir algunas jornadas el maillot de la montaña. Ben Gastuer, Clement Chevrier, Quentin Jauregi, Julien Berard y François Bidard son el resto de corredores del conjunto francés, que peleará por dejarse ver en la montaña del Giro del centenario.

Domenico Pozzovivo, buen contrarrelojista pero mucho mejor escalador, tratará de dejarse ver en la montaña del Giro. © Tim de Waele

ASTANA 🇰🇿

El equipo más complicado de analizar. El Astana es toda una incógnita puesto que llega realmente tocado, tras la baja de su gran hombre Fabio Aru por una lesión de rodilla pero, sobretodo, tras la trágica muerte de Michele Scarponi, que iba a liderar al conjunto kazajo en este Giro. El Astana estará de partida pero es muy complicado imaginar su rendimiento en carrera. Hagan lo que hagan, chapeau por ellos. De bien seguro intentaran luchar al máximo por rendir homenaje a Scarpani. Sobre el papel, Dario Cataldo, Moreno Moser y Tanel Kangert debería ser los hombres que más presencia le den al equipo de Vinokourov en la media y en la alta montaña. Luis León Sánchez, Andrey Zeits y Jesper Hansen son hombres que funcionan muy bien en terrenos escarpados, por lo que las opciones del Astana son muy variadas. Veremos en que estado anímico se encuentran.

Cataldo será el hombre fuerte de Astana, un equipo muy tocado psicológicamente. © Tim de Waele

BAHRAIN-MERIDA 🇧🇭

Equipo debutante en la competición pero que trae a uno de los grandes favoritos. Vincenzo Nibali, junto a su equipo, tienen su gran objetivo del año puesto en el Giro del centenario. Veremos cómo se encuentra Nibali, ya no tanto a nivel físico, sino tras la muerte de su buen amigo Scarponi. En Croacia demostró tener ya un buen nivel, aunque en ningún momento se vio claramente superior ante rivales de segunda línea. El giro es largo, y Nibali es un hombre de tercera semana. El resto del equipo está claramente pensado para arropar a su líder en su camino a la maglia rosa final. Sus fieles escuderos italianos Valerio Agnoli, Franco Pellizoti, Manuele Boaro y Giovanni Visconti arroparán a Nibali junto a los siempre regulares Kanstantsin Siutsou, Ramunas Navardauskas o Javi Moreno. Desde luego, el Bahrein-Merida es uno de los equipos más potentes de la competición.

Un equipo diseñado de principio a fin para que Nibali gane el Giro del centenario. © TOC

BARDIANI-CSF 🇮🇹

Equipo al que solo se le pide una cosa: que de espectáculo y anime la carrera.Aunque el Bardiani sea de los equipos más flojos siempre, siempre se encuentran luchando por alguna etapa o por algún maillot. Es un equipo que gusta a la afición y que no podía faltar en el Giro. Stefano Pirazzi y Claudio Ciccone, que el año pasado ganó una etapa en su debut en la corsa rosa, son a priori sus dos mejores hombres, mientras que Nicola Ruffoni será su baza para las llegadas masivas mientras que Nicola Boem, Simone Andreetta, Mirco Maestri, Enrico Barbin, Vincenzo Albanese y Lorenzo Rota completan la formación de la escuadra continental italiana.

Claudio Ciccone soprrendió el año pasado a todo el mundo tras imponerse, por medio de una fuga, en una etapa del Giro a través de una escapada. © Yuzuru SUNADA

BMC 🇺🇸

Equipo que, prácticamente por primera vez, viene con el objetivo claro de subir al podio o ganar la carrera con su líder y eterna promesa Tejay Van Garderen. El americano liderará al equipo, y eso crea ciertas dudas. Bajo presión su rendimiento deja mucho que desear y eso en una carrera cómo el Giro es aún peor que en el Tour. Veremos si Van Garderen logra mantener más regularidad y consigue luchar por el podio. Correr el Giro es muy diferente a correr un Tour y eso a corredores de parla inglesa (australianos, británicos y americanos) les suele costa más. Rohan Dennis también viene con la intención de probarse en la general y ver si puede ser un hombre de tres semanas en los próximos años. Ben Hermans, Manuel Senni, Manuel Quinziato, Joey Rosskopf, Silvan Dillier, Dylan Teuns y Fran Ventoso completan la formación del conjunto americano, quizá algo mermada para la alta montaña.

Nueva oportunidad para Van Garderen, esta vez en el Giro. ¿Cumplirá por fin con las expectativas de su equipo? © Kramon

BORA-HANSGROHE 🇩🇪

Equipo que no trae a nadie para la general y que se centrará en ganar alguna etapa. Su punto fuerte deberían ser los sprints con Matteo Pelucchi y Sam Bennett. Será importante para ellos tener presencia en las fugas de la primera semana puesto que el equipo parece algo pobre de cara a las etapas de montaña. Patrick Konrad y José Mendes son los únicos dos nombres que podrían dar presencia al equipo, si bien llegan con un principio de temporada bastante cargado. Cesare Benedetti, Gregor Muhlberger, Lukas Postlberger, Jan Barta y Rudiger Selig son los otros integrantes de la formación alemana, que reserva a sus estrellas para el Tour.

Sam Bennett búscara victorias de etapa en las llegadas masivas. © A.S.O.

CANNONDALE-DRAPAC 🇺🇸

Equipazo el que presenta el Cannondale en este Giro, si bien su problema sigue siendo la falta de un líder claro, algo que aún puede ser peor sin la presencia en la línea de salida de Rigoberto Uran. Muchos nombres interesantes, veremos si alguno de ellos aparece cómo líder claro o si bien luchan en solitario. El equipo llega presionado por conseguir victorias tras un comienzo de temporada más bien discreto. Davide Formolo, Hugh Carthy y Pierre Rolland, que fue cuarto en el Giro de 2014, deberían luchar por la general, mientras que Michael Woods, Joe Dombrowski, Davide Vilella o Simon Clarke deberían centrarse en las victorias de etapa.

Rolland buscará victorias de etapa en las montañas del Giro. © Sirotti

CCC SPRANDI POLKOWICE 🇵🇱

Otro equipo que llega con el objetivo claro de dar guerra y mostrar una grandisima competitividad. El equipo polaco tiene nombres interesantes como Branislau Samoilau, Maciej Paterski o el siempre irregular Simone Ponzi. Un equipo  interesante pero algo flojo, que quizá podría haber dejado su sitio al Androni de Egan Bernal.

Paterski partirá como la gran baza del equipo polaco, cuyo objetivo no será otro que obtener un triunfo de etapa. © CCC

FDJ 🇫🇷

Equipo que por primera vez se presenta al Giro con la intención clara de subirse al podio o incluso luchar por la victoria final con Thibaut Pinot cómo líder claro. El francés hace bien en probar alternativas a su calendario y el Giro de Italia es una excelente opción. No es la corsa rosa más dura que se recuerda pero tiene etapas de montaña más que de sobra para que Pinot demuestre de nuevo su enorme calidad. El equipo se ha reforzado bien para este temporada y nada tiene que ver con la FDJ de otros años. Pinot puede tener buenos ayudantes en la montaña cómo Sebastien Reichenbach, Steve Morabito o Rudy Molard.

Pinot correrá el Giro por primera vez en su carrera tras dos años seguidos fracasando en el asalto a la general del Tour. © BettiniPhoto

GAZPROM 🇷🇺

Equipo ruso que repite presencia en el Giro de Italia. Su buena imagen el año pasado le ha valido para recibir de nuevo una invitación. Los rusos quieren volver a la élite del ciclismo mundial y el Gazprom es su proyecto nacional. Alexander Folivorov, Sergey Firsanov son sus dos mejores hombres, si bien gente como Sergei Lagutin, Ivan Rovny o Pavel Brutt de bien seguro darán presencia al equipo en las escapadas. Alexander Porsev deberían ser el corredor que peleará por la victoria en las llegadas masivas.

Alexander Foliforov nos dejó a todos con la boca abierta en la cronoescalada del último Giro. Buscará repetir éxito este año. © RCS Sport

LOTTO-SOUDAL 🇧🇪

Equipo que llega con la clara necesidad de conseguir alguna victoria. El Lotto ha tenido una primavera más que floja y en el Giro tiene una buena oportunidad para redimirse. Para ello, cuentan con uno de los mejores sprinters del Giro y del mundo, André Greipel que no acostumbra a fallar. Sus opciones de victoria pasan en gran parte por las volatas; fuera de ellas, les costará tener presencia. Maxime Monfort y Bart de Clerq es de lo poco destacable en la escuadra belga, que se completa con Tomasz Marczynski, Moreno Hofland, Lars Ytting Bak, Sean De Bie, Jasper de Buyst y el vueltómano Adam Hansen.

André Greipel no falla nunca, y en el Giro buscará proseguir con su racha en las grandes vueltas. El año pasado se llevó tres victorias parciales. © Tim de Waele

MOVISTAR 🇪🇸

El equipo de Unzué vuelve al giro con la máxima aspiración: ganar la general final por segunda vez con Nairo Quintana. Por mucho que digan que llega sin presión, sus dudas el año pasado en cuanto a su capacidad para derrotar a Chris Froome en el Tour de Francia hacen que su gran objetivo pase por tierras italianas. Para conseguir la victoria contará, como siempre, con un equipo de auténtico lujo: Andrey Amador, Winner Annacon, Gorka Izagirre y Dayer Quintana arroparán a Quintana en la montaña.

Amador vistió la magloa rosa en el pasado Giro, donde contó con mucha libertad. En esta ocasión, tendrá que trabajar para Quintana. © Tim de Waele

ORICA-SCOTT 🇦🇺

Otro equipo que ha sufrido modificaciones  a última hora. Sólo Adam Yates estará en la salida, mientras que su hermano Simon se centrará en el Tour de Francia tras las dudas del equipo con Esteban Chaves. El equipo, por si acaso, contará también con un grandísimo corredor para conseguir triunfo parciales en los sprints cómo Caleb Ewan; veremos si el cohete australiano es capaz de mejorar su pésima actuación del año pasado. Como lanzadores tendrá a Luka Mezgec y Roger Kluge. Otro nombre interesante a seguir para ver sus evoluciones es el de Carlos Verona.

Simon Yates asumirá la responsabilidad del equipo australiano en la montaña. © A.S.O.

QUICK-STEP 🇧🇪

El equipo quiere igualar, o incluso mejorar, el papel del año pasado con Bob Jungels. Para ello, el luxemburgués contará con un equipo bastante más solido al del año pasado en la montaña. El combativo Gianluca Brambilla y Eros Capecchi son dos buenos gregarios y el equipo tampoco dejará escapar ninguna oportunidad en las llegadas masivas con el talento Fernando Gaviria. La tarea más complicada del conjunto belga será mantener el equipo unido, y no actuar en dos frentes claramente distintos. Si lo consiguen, Jungels podría aspirar a  mucho en este Giro centenario. 

Jungels, que ya fue líder durante tres etapas en el Giro del año pasado, buscará mejorar su 7º posición en la general del año pasado. ©Tim De Waele

DIMENSION DATA 🇿🇦

Equipo bastante flojo el que presenta el Dimension Data en este Giro. los españoles Omar Fraile e Igor Anton son de lo más destacable y deberían dar presencia en las etapas de montaña. Los dos corredores tienen calidad de sobra para hacerse con algún triunfo parcial, aunque Anton ya no es lo que un día fue. El resto del equipo es bastante flojo si bien alguna de sus jóvenes promesas africanas debería empezar a despuntar. En el Giro tienen una bonita oportunidad. Kristian Sbaragli es una buena opción para las llegadas masivas algo más reducidas.

Tras llevarse el maillot de la montaña en las dos últimas Vueltas a España, Fraile tratará de repetir éxito en Italia. © Dimension Data

KATUSHA 🇷🇺

Equipo centrado en apoyar a su líder Ilnur Zakarin. EL ruso debe dar un paso más adelante en este Giro y mantenerse algo más regular si quiere aspirar a ganar grandes vueltas. Para ello, contará con un equipo más que interesante a la hora de trabajar y que también puede tener sus opciones parciales con corredores siempre interesantes como Robert Kiserlovski.

Zakarin correrá el Giro por tercer año consecutivo. El espigado escalador ruso tratará de dar la batalla, aunque parte en una segunda línea de favoritos. © Tim de Waele

LOTTONL-JUMBO 🇳🇱

Otro equipo que llega tremendamente necesitado a este Giro. El año pasado se quedaron a las puertas de conseguir su primera gran vuelta por etapas con un grandísimo Steven Kruijswijk. Si el holandés esta al mismo nivel que el año pasado (algo que está por ver) sería uno de los grandes favoritos para la victoria final. El equipo tiene un problema, al igual que el año pasado, y es la falta de hombres para la montaña. Pese a todo, se han reforzado ligeramente con hombres como Jurgen Van den Broeck.

Steven Kruijswijk habría ganado el último Giro de no haberse caído bajando el Agnello. Este año buscará la revancha, aunque estará mucho más vigilado que en 2016. © Tim de Waele

TEAM SKY 🇬🇧

El Sky tiene con el Giro de Italia su asignatura pendiente desde hace años. El equipo británico arrasa durante todo el año si bien, por unos motivos u otros no han terminado de coger la medida al Giro. Este año vuelven con un equipazo, y con dos grandes lideres cómo Mikel Landa y Geraint Thomas, aunque de estar en su mejor forma, el español debería estar un pasito por delante del británico. Diego Rosa es una incógnita, si bien podemos esperar cualquier cosa de este corredorazo, y Elia Viviani debería luchar de nuevo por algún triunfo en los sprints. Philip Deignan y Kenny Elissonde son dos ciclistas capaces de llegar lejos en la montaña, al igual que Vasil Kiryienka o Sebastián Henao. Salvatore Puccio y Michal Golas cierran el nueve del mejor equipo del mundo para este Giro. 

Landa y Thomas compartirán el liderato del Sky en el Giro. © BettiniPhoto

TEAM SUNWEB 🇩🇪

Otro equipo que ha decidido dar un paso adelante en sus aspiraciones a las grandes vueltas por etapas. Por ello, ha fichado a corredores como Laurens Ten Dam y Wilco Kelderman, quienes en principio estarán para ayudar al gran líder del equipo en el Giro, Tom Dumoulin. El holandés, que vistió la maglia rosa durante varias jornadas en el Giro del año pasado, ya ha anunciado que su gran objetivo del año pasa por Italia, de modo que debemos esperar la mejor versión del gran contrarelojista del Sunweb. Otro nombre interesante para la montaña es el de Chad Haga, mientras que Phil Bauhaus, Simon Geschke, Georg Preidler, Sindre Lunke y Tom Stamsnijder tratarán de arropar a Dumoulin en el llano y en la media montaña. 

Una de las grandes preguntas de este Giro: ¿hasta donde llegará Dumoulin? © Tim de Waele

TREK-SEGAFREDO 🇺🇸

Equipo que, aunque trae a un siempre interesante Bauke Mollema, parece más centrado en Tour de Francia que en el Giro de Italia. El conjunto americano presenta un equipo algo flojo, con pocos hombres para la montaña para apoyar a Mollema. Jesús Hernández, Peter Stetina y Julen Bernard tratarán de arropar al holandés en la montaña, mientras que Giacomo Nizzolo peleará por ganar la regularidad por tercer año consecutivo. Jasper Stuvyen, Eugenio Alafaci, Laurent Didier y Mads Pedersen completan el nueve del equipo para el Giro. 

Nizzolo buscará victorias de etapa en las llegadas masivas. © Tim de Waele

UAE TEAM EMIRATES 🇦🇪

Rui Costa será el líder indiscutible del equipo de los Emiratos, aunque parece difícil que el portugués pueda pelear por una buena posición en la general. Es más probable que el campeón del mundo se centre en las victorias de etapa, donde tiene muchas más opciones de éxito que intentando hacer la general. Sacha Modolo, ganador de dos etapas en 2015, será el líder del UAE para los sprints, donde contará con la ayuda de Roberto Ferrari. Por otro lado, hombres como Jan Polanc, Marco Marcato y Valerio Conti tratarán de darle presencia al equipo en la media montaña.

Rui Costa, ganador de tres etapas en el Tour, buscará levantar los brazos en la corsa rosa. © Tim De Waele

WILIER TRIESTINA 🇮🇹

Equipo bastante curioso e interesante el que presenta el Wilier Triestina, sin ningún hombre para la general pero con diferentes ciclistas que podrían pelar por alguna etapa, tal y cómo demostraron en el pasado Tour de los Alpes. Jakub Mareczko debería dar por fin un golpe encima de la mesa y demostrar todo lo que se viene hablando de él en los sprints, mientras que otros corredores jóvenes cómo Cristian Rodriguez o Daniel Martinez deberían seguir mejorando en su terreno, la montaña. Otros nombres interesantes que podrían luchar por la victoria en grupos más reducidos son Manuel Belletti o el grandisimo Pippo Pozzato.

Marezcko atesora una gran punta de velocidad, como ha demostrado en varias ocasiones. Buscará la victoria en un sprint. © Willier

FAVORITOS

La edición número 100 del Giro de Italia trae consigo una participación espectacular. Aunque ni Chris Froome ni Alberto Contador tomarán la salida, prácticamente el resto de los mejores vueltómanos del pelotón estarán en Cerdeña. Quintana, Nibali, Mollema, Kruisjwijk, Pinot, Thomas, Landa, Zakarin… una participación de lujo para una carrera de lujo.

NAIRO QUINTANA 🇨🇴

El colombiano es el favorito indiscutible para ganar el Giro. A sus 27 años ya ha alcanzado la madurez como ciclista y es elogiable su atrevimiento para intentar el doblete Giro-Tour, que no se logra desde que lo hiciera Marco Pantani en 1998. Además, al mostrarse incapaz de ganar a Froome en Francia, una victoria en la edición centenaria del Giro justificaría su temporada. Pero en los 21 días de carrera puede pasar cualquier cosa y es posible que sus rivales se alíen contra el boyacense, que no es un genio manejando situaciones tácticas complicadas. Así que harían mal Quintana y sus fans creyendo que ganará fácilmente, pues el Giro es el gran vuelta más impredecible de todas.

Quintana, en la cronoescalada del Giro 2014. Allí terminó de sentenciar la carrera. © Tim de Waele

VINCENZO NIBALI 🇮🇹

Impredecible, valiente y espectacular a partes iguales. Rabioso por recordar a Scarponi, que le dio media carrera el año pasado camino de Risoul. El tiburón se mantendrá sumergido durante los primeros días, pero ojo con la tercera semana porque ahí es donde sale a la superficie.
Con Vincenzo nunca puedes dar por acabada una carrera, porque él nunca se rinde. Ya ha dado sus mejores pedaladas, pero es el más experimentado y el mejor representante de la pillería italiana. Su mayor desventaja es que no tendrá el equipazo del año pasado, ya que sus mejores gregarios serán Visconti y Siutsou.

Nibali besa emocionado la maglia rosa que consiguió en la penúltima etapa del Giro 2016. © Tim de Waele

STEVEN KRUIJSWIJK 🇳🇱

Todos recordamos la caída que tuvo el pasado año bajando el Agnello, cuando en un día con mucha nieve y niebla se fue recto cayendo sobre el suelo nevado. Antes de aquella etapa había demostrado ser el corredor más fuerte cuando las pendientes se disparaban. Era líder con 3 minutos de ventaja sobre el segundo clasificado, Esteban Chaves. Meses más tarde, en la Vuelta, caía con aquel fatídico bolardo en Vigo. Este Giro pretende ser el de la reválida de las dos últimas grandes vueltas. Aún con todo, este año no ha terminado de rendir y su rendimiento será una incógnita, aunque bien es cierto que el año pasado su situación en el Giro era la misma y nadie pudo con él hasta que sufrió la caída en la antepenúltima etapa.

Kruijswijk no tuvo rival el año pasado hasta que se fue al suelo a dos días para acabar el Giro. Este año buscará la revancha. © Tim de Waele

THIBAUT PINOT 🇫🇷

En 2016 tuvo su enésimo fracaso en el Tour de Francia debido a una enfermedad. Esta temporada está siendo uno de los corredores más destacados en la montaña, ganando la etapa reina de la Vuelta a Andalucía y finalizando tercero en la general, el mismo puesto que logró en la Tirreno-Adriatico. Hace dos semanas terminó segundo el Tour de los Alpes tras Geraint Thomas, venciendo en la última etapa, donde mostró  un buen estado de forma. Será el debut de Pinot en la ronda italiana, por lo que su rendimiento en Italia será una incógnita sabiendo de la dureza de los puertos y etapas transalpinas, además del clima, un tanto frío en esta época del año, y más a las alturas a las que ascenderán los ciclistas.

La mejor victoria de Pinot. Pese a fracasar en su asalto en la general, el francés ganó en Alpe d’Huez en el Tour 2015. Este año probará la corsa rosa por primera vez. © Cor Vos

BAUKE MOLLEMA 🇳🇱

Ajetreada temporada para el corredor holandés, donde tendrá que ejercerá de líder de equipo en el Giro para en Julio ser gregario de Alberto Contador en el Tour. En la corsa rosa irá a por todas, pese a no competir desde la Vuelta a Cataluña, donde abandonó, y traer un equipo más bien flojo a este Giro; le tocará defenderse sólo en la montaña. Aún así, no son pocos los que confían en Bauke, que el año pasado demostró estar fuerte de piernas en el Tour de Francia, llegando a ir segundo clasificado en la general, pese a acabar fuera del top 10 debido a una caída.

A sufrir en el Giro. El aguerrido Mollema luchará por acabar lo más arriba posible en el segundo Giro que va a correr. © Tim de Waele

GERAINT THOMAS 🇬🇧

El co-líder del conjunto Sky junto a Mikel Landa. Thomas afronta el que quizá sea su mayor reto deportivo hasta la fecha, y no es otro que intentar vencer el Giro de Italia. Su preparación no ha podido ser mejor, quinto en la Tirreno hace un mes y vencedor en el Tour de los Alpes (imagen) hace tan solo dos semanas. Nunca ha liderado un equipo en una gran vuelta, pero ha sido capaz de aupar a la victoria a Chris Froome en el Tour de Francia en tres ocasiones, siendo casi siempre su último gregario en la montaña y finalizando en la general en decimoquinta posición tanto en 2015 como en 2016. Veremos si es capaz de mostrar consistencia y aguantar la alta montaña con los mejores para despuntar en las dos largas contrarrelojes.

Ojo con él. En la montaña no es el más fuerte, pero Thomas es muy completo. © Tour of the Alps

MIKEL LANDA 🇪🇸

Por su parte, Landa tendrá que buscar ser el líder del equipo en carrera, ya que su inicio de año no ha sido tan brillante como el de su compañero Thomas. Todos conocemos el potencial de Mikel y sus capacidades y, por tanto, estamos convencidos de que peleará en la montaña para sacar tiempo de cara a las cronos, sus grandes enemigas allá por el 2015 cuando perdió más de 3 minutos en la contrarreloj larga de 60 km. Aquel año puede que fuese el más fuerte ascendiendo, pero finalmente quedó tercero debido a ese handicap y a las órdenes de equipo del Astana,  que le perjudicaron notablemente. Para este Giro, Thomas y Landa disponen de buenos gregarios, como Diego Rosa, Kenny Elissonde o Vasil Kiryienka.

La incógnita del Giro. Landa es capaz de lo mejor y lo peor. Si está bien, será determinante. © Tim de Waele

ILNUR ZAKARIN 🇷🇺

El ruso Zakarin encara el Giro de Italia que dejó el pasado año en la decimonovena etapa tras una dura caída bajando el Agnello cuando iba quinto de la general. Fue uno de los hombres fuertes pese a caer dos veces en la primera contrarreloj fruto de la lluvia, cediendo casi dos minutos con los favoritos. En el Tour de Francia, donde reaparecía tras su caída, cogía ritmo de competición en las dos primeras semanas para y vencer después en el duro final de Finhaut-Emosson, demostrando sus dotes como escalador. Este año ha sido sexto en París-Niza, y se espera que sea un duro contendiente en el Giro, donde contará con la ayuda de Rein Taaramäe, el mejor gregario de un Katusha bastante débil de cara a la montaña.

La fe de Zakarin. Tras ganar una etapa en el último Tour, el ruso vuelve lleno de confianza a la corsa rosa. Peleará hasta el final. © Tim de Waele

MULTIMEDIA

En España, el Giro podrá seguirse por Eurosport, que ofrecerá 1 hora más de carrera de lo habitual. Todas las etapas acaban entre las 16:30 y las 17:00. Televisión Española, tras dos años ofreciendo el Giro y todas las pruebas de RCS Sport, ha decidido no comprar los derechos de estas carreras de nuevo, por lo que el Giro no podrá seguirse en abierto.

El Giro en datos

Si les gusta apostar y quieren intentar sacarse un dinerillo con el Giro, aquí les dejamos las cuotas de las casas de apuestas más importantes de España. Nairo Quintana es el claro favorito, tanto que la victoria de Nibali llega a pagarse a 7€ por euro apostado. Hasta 15€ se paga por la victoria de Bauke Mollema o Thibaut Pinot, y ya nos vamos hasta los 34€ si el ganador del Giro es Tejay Van Garderen.

SPORTIUM

lkn.png

BET 365

lkih

BWIN

`po0

Previa | Tour de Romandia 2017

Es difícil encontrar en el calendario una carrera más impredecible que el Tour de Romandia. En la carrera suiza se juntan ciclistas con objetivos muy distintos; por un lado, están aquellos corredores que quieren apurar el pico de forma alcanzado para las clásicas de primavera y, por otro, están los que quieren finalizar con competición su preparación del Giro de Italia, que comienza pocos días después de la finalización de la carrera suiza. Incluso, en los últimos años, acuden también a Romandia algunos ciclistas que quieren comenzar a construir su forma de cara al Tour de Francia. Por todo ello, esta carrera suele reunir una gran y diversa participación y, en esta ocasión, no va a ser menos.

Nairo Quintana, vencedor en Romandia el año pasado, no estará presente en esta edición de la carrera y, por tanto, no defenderá el título logrado en 2016. © BettiniPhoto

 

RECORRIDO

Como es habitual, la carrera suiza comienza con un prólogo. De un trazado de 5 kilómetros de longitud saldrá el primer líder y se harán las primeras diferencias en la general, aunque a priori, con toda la montaña por delante, no resultarán decisivas. Al día siguiente ya llega el primer final en alto, en Champéry (14,5 Km al 4,2%), donde los favoritos no podrán permitirse una mala actuación si quieren ganar la carrera.

Las dos etapas siguientes son las más fáciles de la carrera. A priori, tanto en Bulle como en Payerne se verá una llegada masiva, aunque no es en absoluto descartable que una fuga llegue a buen puerto, puesto que ambas etapas presentan un perfil quebrado donde las escapadas siempre le ponen las cosas difíciles al pelotón.

La jornada reina de este Tour de Romandia llega en la quinta etapa; una etapa de 164 kilómetros con cuatro puertos de primera categoría con final en alto en Leysin (5,4 Km al 6,5%). El Tour de Romandia se cerrará al día siguiente con una contrarreloj de 19 kilómetros, cuyos primeros 7,5 kilómetros son en subida. Un trazado que favorece a los rodadores con capacidad para ascender bien, por lo que lo escaladores más puros tendrán que hacerlo lo mejor posible en la primera parte de la crono para minimizar pérdidas en línea de meta.

ETAPAS

 

PARTICIPACIÓN

Chris Froome es la gran atracción de este Tour de Romandia. El triple ganador del Tour ha ganado la carrera suiza en dos ocasiones, 2013 y 2014, y siempre cuaja buenas actuaciones en una de sus carreras preferidas. Aunque no compite desde la Vuelta a Cataluña, al ciclista británico le encanta competir y nunca baja los brazos. Se empleará a fondo por tratar de ganar.

El otro gran vueltómano que viene a Romandia es el australiano Richie Porte, que no se cuelga un dorsal desde la París-Niza. Al igual que Froome, Porte comenzará en Romandia a construir su forma de cara al Tour de Francia, por lo que sus prestaciones en la montaña suiza son toda una incógnita.

Froome ha ganado el Tour de Romandia en dos ocasiones, una carrera fija en su calendario. © Graham Watson

Ion Izagirre es la gran esperanza española de cara a la clasificación general. El ciclista vasco ha mostrado un gran estado de forma en las Ardenas y en Romandia se va a encontrar con un recorrido muy favorecedor, con una montaña no demasiado exigente y dos contrarrelojes, la especialidad del corredor del Bahrain-Merida. Izagirre ya fue tercero el año pasado, pero en esta ocasión será el líder absoluto de su equipo. Sin duda, está ante una gran oportunidad de añadir otra carrera World Tour a su palmarés.

Por cuestiones de calendario, el Tour de Romandia es una carrera que reúne siempre una gran participación. Bob Jungels, Simon Spilak (ojo con el esloveno, que ha sido segundo en tres ocasiones), David de la Cruz, Michael Albasini, Roman Kreuziger, Simon Yates, Andrey Amador o Jonathan Castroviejo son ciclistas a tener muy en cuenta esta semana, con etapas muy favorecedoras para sus características en las que pueden sorprender a los grandes favoritos.

El Tour de Romandia podrá seguirse en directo por Eurosport.

 

Ciao, Michele.

Ayer el mundo del ciclismo se levantó consternado por una triste noticia: a los 37 años de edad falleció Michele Scarponi arrollado por una furgoneta mientras entrenaba. Nos dejó un gran ciclista pero, sobre todo, una gran persona.

Todas las redes sociales se llenaron de mensajes de despedida hacia Michele, persona muy querida tanto en el pelotón, como por los fans. Siempre tenía una sonrisa en la boca para todos.

Se va con un amplio palmarés a sus espaldas. En los últimos años, Michele se convirtió en un gran gregario para Nibali y Aru, pero siempre se podía acudir a él como líder. Eso es lo que hizo este año Astana tras la lesión de Fabio Aru. Scarponi iba a ir al Giro como líder del conjunto kazajo, y demostró que llegaba como favorito en el Tour de los Alpes.

El pasado lunes, Michele venció en la primera etapa del Tour de los Alpes, colocándose como líder. Anteayer, finalizó la carrera con Scarponi 4º. Tras finalizar la etapa, volvió en coche junto a su masajista a su casa, para pasar la noche junto a su mujer y sus dos hijos. La pasada mañana, salió a entrenar, y no pudo regresar.

Con este post, quiero pedir, como muchas veces se ha hecho ya, respeto al ciclista. A todos los ciclistas nos gustaría dejar de salir de casa con la incertidumbre de saber si saludaremos por ultima vez a nuestros familiares, si volveremos a verlos, si regresaremos a casa sanos y salvos…

Apoteósico

Tardaremos mucho en ver una primavera como la que ha protagonizado Greg Van Avermaet (31 años, Lokeren) en 2017. El campeón olímpico ha sido un auténtico vendaval durante los primeros meses de la temporada, ganando allá a donde iba o quedándose muy cerca de conseguirlo.

La primera gran actuación de Van Avermaet en el ciclismo tuvo lugar en 2008, cuando se llevó la clasificación de la regularidad y un triunfo de etapa en la Vuelta a España. Lo cierto es que tardó varios años en ser capaz de destacar en el pavés; parecía destinado a ser un esprinter con capacidad de ganar en repechos, más que un clasicómano  especializado en las piedras como el que vemos hoy en día. No fue hasta el Tour de Flandes del año 2012 cuando tuvo su primera actuación destacada en una clásica de pavés, cuando Van Avermaet ganó el esprint del pelotón para ser cuarto en el monumento belga, que a día de hoy es una de las pocas clásicas que no tiene en su palmarés. Continuó con su lenta pero imparable progresión en 2013, que le dio pocas victorias pero sí varios puestos de honor, como la cuarta posición en la París-Roubaix o la tercera en la Gante-Wevelgem. Al año siguiente comenzó fuerte, quedando segundo en la Omloop Het Nieuwsblad para, unas semanas después, rozar la victoria en el Tour de Flandes, donde sólo un soberbio Fabian Cancellara pudo batir al belga, que se la jugó de lejos y apunto estuvo de conseguir su primer monumento. En 2015 firmó una campaña muy regular en las piedras, logrando el tercer puesto en los dos monumentos adoquinados, aunque no tuvo opciones reales de ganar en ninguna de las dos carreras.

Fue aquel el año en el que todo cambió para Greg, como el mismo ha reconocido. El día que batió a Peter Sagan en el Tour de Francia, Van Avermaet por fin se creyó que podía luchar de tú a tú con los mejores corredores del pelotón. Aunque ya le había superado en una etapa de la Tirreno-Adriatico, batir al eslovaco (en una llegada perfecta para el actual campeón del mundo) en el Tour fue la confirmación que Van Avermaet necesitaba. En 2016 comenzó fortísimo, ganando la Omloop Het Nieuwsblad (su primera clásica de pavés) ante Peter Sagan, flamante campeón del mundo y triunfando en la general de la Tirreno-Adriatico unos días después, donde volvió a batir a Sagan en un mano a mano para el recuerdo. Sin embargo, el buen momento del belga no se prolongó mucho más; Van Avermaet sufrió una caída en el Tour de Flandes que le mandó para casa. Se quedó sin poder disputar las clásicas más importantes de la primavera, aunque se recuperó para el Tour, donde volvió a ganar una etapa, esta vez de media montaña, que le permitió lucir el maillot amarillo durante dos jornadas.

Pero fue sin duda la victoria en los Juegos Olímpicos de Rio la que aupó a Van Avermaet a lo más alto del ciclismo. En un recorrido durísimo, ideal para los mejores escaladores del pelotón, Van Avermaet supo sufrir en las subidas para atacar en los descensos y en el llano para lograr una victoria que ha pasado a los anales del ciclismo por dificultad -el recorrido de los juegos era terriblemente duro- y por ser el primer oro de un ciclista belga en la prueba en ruta. Y, desde entonces, nadie le ha parado. Pese a sufrir una lesión en invierno que le impidió entrenar de la mejor manera posible, Van Avermaet volvió a ganar la Omloop Het Nieuwsblad en un escenario idéntico al de la temporada pasada. Tras calentar las piernas en la Vuelta a Valencia y en el Tour de Oman, el campeón belga volvió a ganar la primera clásica de pavés del año con mucha facilidad ante Sagan. Después, fue a la Strade Bianche, donde fue segundo por detrás de Kwiatkowski, para ir después a la Tirreno-Adriatico, donde fue líder un día pero no se dejó ver demasiado. En la Milán San-Remo no pudo seguir a Sagan en el Poggio y finalizó en una discreta 21º posición. Ahora, fue tocar las piedras de nuevo, y volver a volar. Ganó el E3 Harlbeke y la Gante Wevelgem con muchísima determinación, y en el Tour de Flandes no pudo pelear por la victoria tras irse al suelo junto a Sagan y  Olivier Naesen el último paso por el Oude Kwaremont. ¿Habría capturado Van Avermaet a Philippe Gilbert de no haberse caído? Es probable, puesto que en el tramo final, pese a las magulladuras que sufría a causa del incidente con Sagan, se acercó mucho a su ex-compañero de equipo. Pero no pudo ser, y finalizó segundo, logrando así su tercer podio en la clásica que más se le resiste. A la semana siguiente llegó la París-Roubaix, la clásica por excelencia, en la que Van Avermaet tuvo hacer frente a un incidente que en buena lógica pudo haberle dejado fuera de carrera; el belga tuvo remontar en el Bosque de Arenberg tras sufrir una avería mecánica kilómetros antes que le dejó cortado. Pero no se vino abajo, y el belga peleó a contracorriente durante muchos kilómetros. Su compañero Daniel Oss marchaba por delante, hecho que le permitió a Greg coger aire y recuperar las piernas para el tramo final de la carrera. Se supo meter en el corte bueno, y en el pavés empujó con todas sus fuerzas, hasta que sólo Zdenek Stybar y Sebastian Langeveld pudieron seguir su rueda a la salida del Carrefour de l’Arbre. En el sprint en el velódromo, Van Avermaet hizo lo que quiso con sus rivales y se hizo con la victoria en la mejor y más prestigiosa clásica del ciclismo.

Ha sido absolutamente brutal lo que ha logrado Van Avermaet en esta primavera. Se ha quedado a una caída de Peter Sagan de poder pelear por el Tour de Flandes en el que, de haber conseguido la victoria, habría firmado la mejor temporada en las piedras de la historia. Lidera el ranking World Tour con más de 1000 puntos de ventaja sobre sus perseguidores, y ahora acudirá a las clásicas de las Ardenas (correrá, como mínimo, la Amstel Gold Race) antes de parar para preparar el Tour de Francia. Poco más se le puede pedir.

 

OMLOOP HET NIEUWSBLAD

© Tim de Waele

 

E3 HARELBEKE

© Tim de Waele

 

GENT-WEVELGEM

© Bettini Photo

 

PARIS-ROUBAIX

© A.S.O.

Quemando karma

Alberto Contador ha cerrado la primera parte de la temporada de su renacimiento sin victorias, con varias actuaciones notables pero desprovisto de éxitos, sumando en poco más de dos meses ocho segundos puestos en cinco carreras. Estrenó los colores del Trek-Segafredo en Andalucía, para acto seguido seguir carburando en el Abu Dhabi Tour. Tras un breve descanso, acudió a una París-Niza en la que empezó muy mal y casi acaba muy bien, para ir después a la Vuelta a Cataluña y a la Vuelta al País Vasco, donde el mejor Alejandro Valverde de la historia le mandó al segundo cajón del podio en ambas pruebas.

Contador llegó a la Vuelta a Andalucía con ganas de marcha, y así lo demostró en la primera etapa, que acababa en Granada previo paso por el duro puerto de Monachil. Hasta cinco ataques lanzó Contador en la ascensión granadina, pero no pudo soltar a Alejandro Valverde, que en el sprint final se impuso con facilidad ante Izagirre, Uran, Contador y compañía. Al día siguiente, en el único final en alto de la carrera, Contador rozó la victoria tras atacar y soltar a todos sus rivales en las rampas más duras del alto Peña del Águila, pero el madrileño no contaba con que, tras coronar, había un tramo llano de casi un kilómetro. Desfondado, Contador no pudo aguantar a Thibaut Pinot, que gestionó a la perfección los esfuerzos y sobrepasó al de Pinto en los últimos metros de la etapa. Aún así se ponía líder Contador, pero por sólo 5 segundos sobre Valverde, que en la corta contrarreloj del día siguiente le dio la vuelta a la tostada y le arrebató a Contador el liderato por 1 segundo. Las dos últimas etapas no tenían mayor misterio y Contador finalizó segundo por detrás del corredor del Movistar, que se hacía con su quinta Vuelta a Andalucía por delante del nuevo corredor del Trek-Segafredo, que no pudo darle a su nueva escuadra una victoria en su primera carrera con ellos.

Contador no paró de atacar en Monachil, pero no pudo descolgar a sus rivales, con Valverde a la cabeza. © BettiniPhoto
Quintana atacó varias veces, pero Contador bloqueó todos sus ataques en la subida a Jebel Hafeet. © BettiniPhoto

En la última etapa de la Vuelta a Andalucía el Trek anunciaba la participación de Contador, que quería meter más kilómetros de competición a las piernas antes de ir a la París-Niza, en el Tour de Abu Dhabi, que estrenaba categoría World Tour este año. Tras irse al suelo (como no) sin mayores consecuencias en la primera etapa, en la jornada con final en alto de la carrera árabe Contador se limitó a secar los ataques de Nairo Quintana para proteger las espaldas de su nuevo compañero Bauke Mollema, que finalmente acabó cuarto en la etapa y en la general.

Con nueve días de competición en las piernas y un equipo difícilmente mejorable, Contador llegó a la París-Niza, su primer gran objetivo de la temporada, con todas las de ganar. Sin embargo, el madrileño se encontró un clima muy adverso en la primera etapa, donde trago agua y aire para inflar un globo y se dejó tiempo con prácticamente todos sus rivales, destacando el 1:30 que cedió con Sergio Henao. Con la lección aprendida en la segunda etapa, Contador salvó los muebles y llegó a la contrarreloj del cuarto día con ganas de revindicarse y sumar la primera victoria de la temporada en una crono, que le venía como anillo al dedo, con final en el exigente Mont Brouilly. Pero fue segundo de nuevo, tras un insuperable Julian Alaphilippe, que destrozó todos los registros para ganar la etapa y ponerse líder. Tras una última etapa llana, Contador se plantó ante los tres días finales, que reunían toda la montaña de esta edición de la París-Niza, con bastante tiempo perdido, pero aún con opciones. En el primer embite volvió a ceder segundos con Henao, que aprovechó el muro de Fayence, ideal para sus características, para picar tiempo al madrileño, que entró en meta junto al resto de favoritos. Pero al día siguiente se disputaba la etapa de montaña más dura de la historia de la París-Niza, y otro galló le cantó al madrileño. Aunque fue segundo de nuevo, esta vez tras un Richie Porte que andaba lejísimos en la general, Contador soltó a Henao en el último kilómetro y se puso tercero en la general (+0:31), por detrás de Henao, nuevo líder, y Daniel Martin (+0:30). Estaba claro que Contador no se iba a rendir, y que trataría de poner en apuros a Henao en la última etapa. Como hiciera el año pasado, atacó a 50 kilómetros para el final en el Col de Peille, reventó al colombiano y se fue en solitario a por los escapados. Llegó a los pies del Col d’Eze con 50 segundos de ventaja y coronó con 40 sobre el grupo del líder, pero las piernas ya no daban para más, y a pesar de encontrar la ayuda de David de la Cruz en el descenso camino de Niza, Contador fue, de nuevo, segundo en la etapa y en la general, quedándose a tan sólo 2 segundos de arrebatarle el maillot amarillo a Henao, que no se descompuso y aguantó en Eze y en el descenso, con la ayuda del Bahrein-Merida, salvó la carrera. Contador, contento por lo que acababa de hacer pero disgustado por haber perdido la París-Niza por pocos segundos por segundo año consecutivo, sabía que en la montaña había sido el más fuerte, pero una mala estrategia en la primera etapa le privó de ganar la que habría sido su tercera París-Niza. Pese a todo, los que daban por acabado a Contador el año pasado tuvieron que tragarse sus palabras. En las última etapas de la carrera francesa demostró que, en la alta montaña, pocos pueden con él pese a sus 34 años.

Contador
Rozó la gesta en la última etapa de la París-Niza. Contador puso a Henao contra las cuerdas, pero 2 segundos lo separaron de la victoria final. © A.S.O.

Y llegó la Vuelta a Cataluña, con un recorrido diferente al de otras ediciones pero, como se vio al final, igualmente pésimo. Una contrarreloj por equipos excesivamente larga situada en la segunda etapa dejó a Contador, junto a otros favoritos, sin opciones en la general demasiado pronto. Aunque su Trek-Segafredo registró el cuarto mejor tiempo, las etapas de montaña no daban para más. En la aburridísima subida a la Molina del día siguiente Contador no pudo pelear por la victoria y en la quinta etapa, con final en Lo Port, no pudo seguir a Alejandro Valverde en el último kilómetro. El murciano volvió a batir al madrileño, pero esta vez en un puerto largo y duro. Contador llegó tercero, pegado a la rueda de Chris Froome a 10 segundos de Valverde, que repetía la victoria conseguida en la Molina y se hacía con el liderato de la ronda catalana. Al día siguiente, en una jornada de media montaña, Froome dejó claro que el mal tiempo es su debilidad, quedándose cortado en un descenso en los primeros kilómetros de la etapa. Por delante no pararon, y Contador, tercero en la general, ascendió a la segunda posición, pero a casi un minuto de Valverde, que volvió a ganar al día siguiente en el circuito de Montjuic para redondear una semana perfecta. Poco pudo hacer Contador, segundo por tercera vez en la ronda catalana, ante un soberbio Valverde, que lograba la segunda Vuelta a Cataluña de su carrera deportiva tras exhibirse día sí y día también a lo largo de la semana.

Contador
Contador, en las rampas más duras de Lo Port. El madrileño no pudo seguir a Valverde en el último kilómetro, y acabó tercero en la etapa reina de la Volta. © Steephill

La Vuelta al País Vasco era el último objetivo de la primera parte de la temporada para Contador. Con un recorrido muy desdibujado, nada relevante sucedió en las cuatro primeras etapas en lo que a la general respectó, aunque Contador no pasó un día tranquilo. Para empezar, se fue al suelo en el último kilómetro de la primera etapa. En la cuarta etapa se cayó (se dio un trompazo serio), y tuvo que cambiar de bicicleta justo antes de empezar a subir Urkiola. Para colmo, en el último kilómetro pinchó, y no entró con el resto del grupo. Pero llegó vivo a la quinta etapa, la única de esta pésima edición de la Vuelta al País Vasco, con final en alto (en Arrate, como no), donde se dedicó a aguantar las embestidas de Valverde en el muro final, que en el esprint volvió a ganar con una piernas y se puso líder. Contador entró cortado, a 3 segundos, por una terrible caída de Samuel Sánchez en el último kilómetro que evitó, pero que le dejó cortado. Pese a todo, era el gran favorito para la contrarreloj del día siguiente. El de Pinto ha ganado cuatro veces la crono de la Itzulia, y el año pasado ganó la general gracias a una soberbia actuación en la cronometrada de la última jornada. A diferencia del resto, Contador salió con la bicicleta normal para la primera parte de la crono, que incluía un puerto, para cambiar a la cabra en la cima y afrontar el descenso y el tramo llano con las máximas garantías. En el punto intermedio marcó el mejor tiempo, pero en el tramo llano se desfondó… y Valverde volvió a superarle. El corredor del Movistar voló en la última parte de la crono y volvió a relegar a Contador al segundo puesto de la general. El cuatro veces campeón de la Vuelta al País Vasco vio como Valverde le volvía a arrebatar el triunfo, por tercera vez este año, en la general de una vuelta. Sonriente, Contador se mostró animado en meta: «lo bueno se hace esperar».

Contador
En la contrarreloj de la Vuelta al País Vasco. Contador fue el más rápido en la subida, pero se desfondó en la parte final. © Tim De Waele

Cierto es que no ha ganado, como también es cierto que Contador ha sido súper regular en esta primera parte de la temporada. Ocupa el cuarto puesto del ranking World Tour por encima del resto de vueltómanos, y sólo el mejor Alejandro Valverde de la historia (esto da para otro artículo) ha privado a Contador de ganar varias carreras. Ya dijo el madrileño que este año se había tomado la preparación invernal con más calma respecto a otros años pensando en llegar fresco al Tour, por lo que sus resultados en primavera, pese a ser un tanto desesperantes, sólo pueden interpretarse con optimismo. Sin duda alguna, Contador ha demostrado que sigue siendo de lo mejor del pelotón, que cuenta con un gran equipo a su lado (las actuaciones de Jarlinson Pantano en la París-Niza y en la Vuelta a Cataluña han sido estelares) y que, aunque ya no es el gran favorito, puesto reservado para Chris Froome, puede pelear por la victoria en el Tour de Francia. Valientes aquellos que se atreven a descartarlo de cara a julio. Tanto segundo puesto (piensen en Peter Sagan) suele desembocar en…

Alvaro Cuadros (Caja Rural) vence en solitario en el Memorial Valenciaga

Llega a la Copa de España una de las carreras más míticas del calendario amateur nacional. Vencer en esta carrera supone conseguir el tan ansiado contrato profesional. En su palmarés figuran nombres como “Chechu” Rubiera, Óscar Freire, “Purito” Rodriguez y Mikel Nieve, entre otros. En lo que al recorrido se refiere, ha habido una pequeña modificación con respecto al del año pasado. Ahora, tras superar el duro puerto de Ixua, los corredores tienen que superar también el Alto de San Miguel antes de llegar a la meta de Eibar.

La salida se dio a las 9:00. Como todas las carreras de la Copa de España, la carrera comenzaba con intentos de fuga que no fructificaban. Fue en el km 34 cuando se produjo la primera fuga de la jornada, formada por Mikel Ezkieta (Lizarte), Carlos Martín (Mutua Levante), Peio Goikoetxea (Ampo), Ángel Fuentes (Baque-Campos) y Bernat Font (Gsport), pero su aventura duró hasta el inicio del Alto de Meagas. Tras el Alto de Meagas se forma una fuga numerosa formada por Mikel Ezkieta (Lizarte), Jaume12 Sureda (Caja Rural), Unai Orbea (Ampo), Marc Buades y Cyril Barthe
(Fund.
Euskadi), Bernat Font (Gsport), Ángel de Julian (Froiz), Diego Gonzalez (Rias
Baixas), Victor Romero (ULB Sports), Nikita Tarchenko y Sergei Malnev (Lokosphinx)
que llegaron a alcanzar dos minutos de ventaja con respecto al pelotón.

En las primeras rampas del Alto de Elgeta, Mikel Ezkieta y Diego Gonzalez intentaron irse en solitario. Fueron neutralizados por Sureda, Goikoetxea, Buades y Romero tras finalizar la bajada de Elgeta, y en el Alto de Areitio, seria Jaume Sureda el que cogería ventaja. Sureda aguantó en solitario hasta el Alto de Ixua, donde fue absorbido por el grupo de favoritos, y se convirtió en el vencedor de la montaña de este Valenciaga. Tras neutralizar a Sureda, su compañero Manuel Sola saltó de este grupo. Sola consiguió coronar San Miguel en solitario y fue absorbido en la bajada. Ya en las calles de Eibar Alvaro Cuadros lanzó un ataque que le sirvió para llegar a la meta en solitario. En segundo lugar llegó Sergio Samitier y en tercer lugar el compañero del vencedor, Jaume Sureda, que se ha mostrado muy activo durante toda la carrera.

podium
El podium. Via: @CCEibarres.

-CLASIFICACIÓN DE LA ETAPA-

1º CUADROS, Alvaro CJR 4:10:46

2º SAMITIER, Sergio LIZ a 4″

3º SOLA, Manuel CJR mt

4º LLACER, Eduardo ALD mt

5º BARCELÓ, Fernando EUS mt

6º CABEDO, Oscar ESC a 7″

7º NORIEGA, Diego ESC a 10″

8º SESSLER, Nicolas LIZ a 14″

9º MORENO, Ivan LIZ a 21″

10º SERRANO, Gonzalo a 25″

Previa | Vuelta al País Vasco 2017

La 57º edición de la Vuelta al País Vasco, que se disputará entre el lunes 3 de abril y el sábado 6, arranca este año fuera de la provincia vasca; lo hará en Pamplona, en Navarra. Año de cambios en la itzulia, que a diferencia de ediciones anteriores, presenta un recorrido bastante suave, con etapas favorables para hombres rápidos, donde el único final en alto será el de Arrate (la jornada reina) y donde la contrarreloj final será, salvo sorpresa, el día más decisivo de la veterana carrera española, cuya primera edición se disputó en 1925.

La primera etapa es una oportunidad clara para los sprinters, con 153 kilómetros mayormente llanos que desembocarán en una llegada masiva. Al día siguiente, a los corredores les espera una jornada similar aunque el final es más complicado que el día anterior, puesto que en los kilómetros finales hay un par de repechos duros y la meta está situada tras un breve descenso en el que algún ciclista habilidoso puede romper el sprint. Será en la tercera etapa cuando los aspirantes a la clasificación general tengan su primer reto serio; un día plagado de subidas, con siete puertos de montaña, estando el último situado 10 kilómetros del final. En la cuarta etapa, al pelotón de la Vuelta al País Vasco le espera la jornada más larga de la carrera: 174 kilómetros. Los corredores llegarán a Bilbao, previo paso por el Vivero, puerto de 2º categoría donde seguro habrá ataques para intentar romper el sprint. Los favoritos deberán estar atentos, aunque los dos días realmente importantes llegarán a partir del viernes. La etapa reina será, como siempre, la penúltima, con final en el Santuario de Arrate (la única llegada en alto de está edición de la itzulia); dejará la clasificación general bastante definida, aunque será sin duda la contrarreloj del sábado la jornada más importante de la carrera, puesto que Arrate, pese a ser un puerto duro, no es una subida en la que suela haber grandes diferencias entre lo favoritos. Serán los 27 kilómetros cronometrados del día siguiente los más importantes de la 53º edición de la Vuelta al País Vasco. La subida situada en la primera parte de la crono, con su posterior descenso, decidirá el ganador de la etapa y, muy probablemente, el ganador final de la carrera.

LAS ETAPAS

PARTICIPACIÓN

Alberto Contador, que portará el dorsal número 1 puesto que es el vigente campeón de la carrera, parte como el gran favorito para hacerse con el maillot amarillo. El ciclista del Trek-Segafredo, que ha ganado la Vuelta al País Vasco en cuatro ocasiones (2008, 2009, 2014 y 2016), tiene tomada la medida a una prueba que se le da de maravilla. La contrarreloj final favorece al madrileño que, de lograr la victoria, se haría con el récord absoluto de la carrera vasca con cinco títulos.

Contador se impuso en solitario en la primera etapa en 2014. El madrileño cuenta en su palmarés con 7 victorias parciales en la Vuelta al País Vasco. © TDW Sport

Alejandro Valverde viene de arrasar en la Vuelta a Cataluña, y en el País Vasco tratará de repetir su espectacular actuación de la semana pasada. Junto con Contador, el murciano es probablemente el gran favorito para la victoria final; el recorrido le favorece, con varias etapas donde su punta de velocidad le puede otorgar victorias parciales, aunque tendrá que emplearse a fondo en la contrarreloj si quiere ganar una prueba que se le resiste. Nunca la ha ganado, por raro que parezca.

Sus resultados en 2010 fueron eliminados posteriormente, pero Valverde, que no corre la itzulia desde entonces, se quedó cerca de la victoria final y fue líder durante varias etapas. © Tim de Waele

Sergio Henao, vencedor de la París-Niza, viene con la intención de subir a lo más alto del podio en una prueba que se le resiste: tercero en 2013 y segundo en 2015 y 2016, el ciclista colombiano tratará de hacerse con el maillot amarillo de una vez por todas, aunque tendrá que compartir el liderato del Sky con Michal Kwiatkowski; el ganador de la Milán San-Remo buscará, a priori, victorias parciales aunque si aguanta en Arrate, puede ser muy peligroso en la contrarreloj final. Ya fue segundo en 2014, y este año está en racha. Sus rivales no deberán concederle ni un sólo metro.

Henao
Hasta en dos ocasiones se le ha escapado a Henao la victoria final en la última contrarreloj. En 2015 perdió el liderato en favor de Joaquim Rodríguez, y en 2016 (en imagen) ante Contador. © TDW Sport

En lo que a la clasificación general respecta, aparecen en un segundo escalón hombres como Ion Izagirre (si muestra el nivel del año pasado puede pelear por la victoria perfectamente), Samuel Sánchez, Rigoberto Uran, Primoz Roglic (la contrarreloj le viene como anillo al dedo), Warren Barguil, Simon Yates o Julian Alaphilippe. En cuanto a sprinters, Michael Matthews es con diferencia el hombre más rápido de esta Vuelta al País Vasco, aunque Sam Bennett tratará de ponerle las cosas difíciles al australiano en las llegadas masivas. A por victorias de etapa irán ciclistas como Luis León Sánchez, Roman Kreuziger, Dani Navarro o Diego Ulissi, cuyas aspiraciones en la general son pobres pero, en etapas de media montaña, pueden desenvolverse a la perfección. Desde luego, la participación de esta itzulia es notable, sino sobresaliente.

TELEVISIÓN

Eurosport ofrecerá todas las etapas en directo, así como la EiTB, cuya retransmisión se puede seguir también en directo por internet. Y no, Teledeporte no da la carrera (sobran lo comentarios, sí).